Barrio de Palermo de la Ciudad de Buenos Aires Argentina radio palermo fm
buscar en palermo
Palermonline publicidad 1001
Los vinos en El Portal del Barrio de Palermo. Bodegas y Viñedos con cata de vinos. Merlot, Malbec, Cabernet Sauvignon, Bonarda, Sangiovese, Verdelho y Chardonnay, tinto, blanco trivarietales y varietales Argentinos.

diarios viejos diarios viejos



Edmund Norton, un caballero inglés.
En 1865, en la frontera que divide Alemania y Dinamarca, nace Edmund James Palmer Norton, de origen inglés, quien llegaría a transformarse en uno de los pioneros de la vitivinicultura argentina.
Criado en Inglaterra, se gradúa como ingeniero y sus servicios son solicitados en la Argentina con motivo de la construcción del Ferrocarril que uniría Mendoza con Chile. Se traslada entonces primero a Bahía Blanca, y con posterioridad, hacia 1889, se instala definitivamente en la provincia andina. Allí, su tarea específica es la de diseñar puentes, pero su espíritu emprendedor lo lleva a buscar otra actividad a la cual dedicarse. Es así que en 1895 funda lo que en su momento era la primera bodega de la zona, ubicada al sur del río Mendoza en el distrito Perdriel del departamento de Luján de Cuyo. Posteriormente, importa vides de Francia y se dedica enteramente a hacer crecer su lúcido emprendimiento.
Edmund Norton adopta Mendoza como patria, se casa con Juana Suárez y tiene con ella varios hijos, algunos de los cuales continúan con el negocio familiar por un tiempo. Hacia 1944 muere este caballero inglés, recordado aún por su nobleza y por la calidez con la que supo establecer vínculos en estas tierras. Su nombre continúa flotando en el aire de las fincas y bodegas mendocinas que ahora llevan su nombre.
Pasaron los años y en 1989 la empresa fue adquirida por el empresario austríaco Gernot Langes Swarovski.
 

Gernot Langes Swarovski
Hace muchos años, por recomendación de amigos argentinos, decidí hacer un viaje a la provincia de Mendoza. Todavía me cuesta expresar en palabras cuán profundamente me conmovió la belleza de la región y la calidez y hospitalidad de sus habitantes.
Pero hubo otra cosa que me impresionó: el maravilloso clima soleado que prevalece en Luján de Cuyo, su suelo arenoso rico en minerales y sus arroyos claros como el cristal.
Un día descubrí un viñedo rodeado por olivos. Cuando vi los racimos colgando de la planta, rebosantes con la luz solar que las bañaba, supe que este era un país que yo nunca olvidaría mientras viva.
Esa misma noche, al probar los vinos elegantes, de gran cuerpo producidos por Bodega Norton, mi decisión estaba tomada. Las uvas que crecían aquí podían dar vinos que era posible comparar con los mejores del mundo.
Tuve la oportunidad de comprar una parte de Bodega Norton poco después de mi primera visita. Algún tiempo después, mi hijo Michael y yo obtuvimos el control de toda la compañía.
Hacia la modernidad
Su hijo Michael -actual responsable del management de la compañía- junto con su equipo, han desarrollado un ambicioso proyecto de modernización del establecimiento así como también un progresivo aumento en la extensión de la viña, auténtica cuna de la calidad. Para lograrlo, se ha venido invirtiendo en recursos humanos, nuevas plantaciones y tecnología de punta, tanto en el campo como en la bodega.
Hoy, Bodega Norton, con su propia marca y nombre, es la bodega número uno de la Argentina en exportación de vinos finos de alta calidad.
 


La bodega y sus 680 Has. de superficie cultivada están ubicadas en Luján de Cuyo (primera Denominación de Origen Controlada de la Argentina) en la zona más alta del valle del río Mendoza, a los 33Ü de latitud sur y a una altura entre 800 y 1100m, a los pies de la Cordillera de los Andes. Mendoza representa el 70% del área cultivada del país y por la calidad de sus vinos, Luján de Cuyo es considerada la zona vitícola por excelencia.
Sus suelos son de origen aluvional, poco profundos, ripiosos y con un buen drenaje subterráneo de agua. La lluvia es escasa, (190 mm por año) y el promedio de temperatura es de 15Ü C. El clima moderado con sus días cálidos y las noches frías, es ideal para desarrollar los colores, aromas y sabores de los vinos.