diarios viejos
Al periodismo barrial le cuesta más cobrar la publicidad oficial que producir sus publicaciones

Home - Buscar - Empresas y Negocios - Servicios Profesionales - Moda en palermo
Arte / Fotografía
- Consultorio psicológico gratuito - Estudios contables

Por Horacio Ríos

Al periodismo barrial le cuesta más cobrar la publicidad oficial que producir sus publicaciones

A pesar de que en febrero de este año comenzaron a recibir publicidad oficial, los Medios de Comunicación Vecinales deben esforzarse más para cobrar los avisos gubernamentales que para escribir, diseñar, publicar, emitir e imprimir sus propios periódicos. Se sigue cumpliendo así el "estigma de periodismo barrial", que comenzó con la sanción de una ordenanza que tardó cinco años en ser reglamentada y culmina ahora con las dificultades mencionadas para hacer efectivas las órdenes de publicidad

El 23 de enero de este año, el Gobierno porteño, a través de la Subsecretaría de Comunicación Social, cuyo titular es Daniel Rosso, le dio forma al Registro de Medios Vecinales al definir la lista de medios de comunicación que lo integrarían. Se abría así una nueva etapa para los medios barriales, que hasta ese día recibían con cuentagotas la publicidad oficial.
Desde entonces, los 44 medios de comunicación de los barrios porteños que conforman el registro -30 medios gráficos, 10 medios digitales y cuatro radiales- cuentan con publicidad oficial en sus páginas y la felicidad inundó por un tiempo los rostros de los esforzados periodistas. Pero, a medida que pasa el tiempo, las sonrisas fueron trocándose en muecas de preocupación. Es que, varios meses después de la creación del Registro, las cuentas se pagan con cuentagotas y los periodistas -que nunca fueron ricos- ven pasar cada vez más cerca las guadañas de los acreedores.
Por estos días se escuchan algunas voces que, lejos de la felicidad inicial, van mutando de la alarma inicial a una indignación cada vez mayor. La pregunta generalizada es: "¿de esta manera les pagan también a los multimedios, o esto es sólo una verdugueada para los medios chicos?".
Esto viene a cuenta porque la Ordenanza N� 52.630 por medio de la cual se creó el Registro de Medios Vecinales fue sancionada en 1997, pero se reglamentó recién el 23 de julio de 2002, por medio del Decreto N� 796, que firmó Aníbal Ibarra. Durante esos cinco años, los periodistas barriales se esforazon vanamente para revertir la indiferencia oficial, que finalmente quebró el actual jefe de Gobierno con sólo una firma.