El Portal del Barrio de Palermo Soho Hollywood Madison Sensible Freud Las Cañitas Nuevo Palermo
Mezquita de Palermo Ciudad de Buenos Aires

Cuándo ir
Las visitas guiadas son gratuitas y se realizan los MARTES Y JUEVES a las 12 del mediodia, en Av. Bullrich 55. Informes y coordinación de visitas escolares: 4899-1144

El Centro Cultural Islámico Rey Fahd, inaugurado el lunes 25 de setiembre del 2000 por El príncipe heredero del trono de ARABIA SAUDITA con 250 acompañantes.
Se impone con sus tres hectáreas de terreno. Cuenta con colegios, salas de exposiciones y conferencias, biblioteca.


Area de Culto:
Más de 2.000 m2
Al penetrar en la mezquita el espíritu del oriente parece exalar una sensación en la que la realidad de lo bello supera con creces a la imaginación y solamente puede describirse con el lenguaje de los poetas en homenaje a su esplendor arquitectónico. Con una capacidad para 1.500 orantes masculinos, se encuentra la otra que puede albergar a 500 del sexo femenino. Su inmensa cúpula de la que pende una artística araña de una tonelada de peso, iluminada por más de 300 lámparas cuya luz se refleja en las preciosas alfombras que cubren el recinto sagrado haciendo resaltar sus típicos arabescos. A un costado se encuentran los balos para realizar las abluciones rituales que exige la doctrina para dar cumplimiento a la oración. Se destacan sobre la inmensa mezquita dos gigantescos minaretes de 50 metros de altura cada uno, desde los cuales se llama a la oración. Se destacan sobre la inmensa mezquita dos gigantescos minaretes de 50 metros de altura cada uno, desde los cuales se llama a la oración cinco veces al día. A un costado de la mezquita se encuentra la residencia de los imames de la misma, oficinas de atención al público y administrativas.


Area Cultural:
2.800 m2
Comprende un auditorio y teatro con capacidad para 700 personas, galería para exhibiciones, librería, biblioteca, administración y otros servicios.
Area Educativa: 8.800 m2
Abarca Jardín de infantes (150 niños), escuela primaria (300 alumnos), escuela secundaria (300 alumnos), oficinas y ámbitos para los docentes.
Area de Servicios: 1.200 m2
Comprende restaurant, cafetería, almacenes, depósitos y mantenimiento.
Area de Recreación: 1.200 m2
Práctica de deportes y confitería.
Area de Reposo: 2.300 m2
Dos dormitorios para 50 internos cada uno para ambos sexos, con servicios confortables.
Area de Garages: Playa de estacionamiento subterránea para 80 automotores.
Area Parquizada: 12.700 m2
Amplios jardines y una gran fuente de agua en la entrada.




Un poco de historia reciente

Durante la ex presidencia del Dr. Menem, más allá de algunos cuestionamientos para la cesión del predio palermitano donde hoy se levanta el Centro Cultural Islámico, se aprobó por mayoría en ambas Cámaras del Congreso la donación del terreno a través de una ley nacional, en 1995. La piedra fundamental fue colocada el 7 de diciembre de 1998, con la asistencia del entonces Presidente Menem, ministros del Poder Ejecutivo, y gran cantidad de público, invitados especiales y el Secretario de Estado de Culto, Dr. Angel Miguel Centeno.

Característica edilícia del complejo cultural
La monumental construcción de puro estílo árabe está situada con frente a la Avda. Bullrich, entre Salguero y Avda. del Libertador, mientras que la parte posterior da a las vías del ferrocarril Mitre. Fue proyectada por el Estudio de un afamado arquitecto saudita que tiene en su haber la dirección de más de 200 mezquitas en los 5 continentes. El mismo estuvo presente en el acto de inauguración, oportunidad en la que habló para referirse a la obra terminada y puso de relieve que la piedra fundamental fue colocada el 7 de diciembre de 1998.
Superficie: El predio de 33.000 m2, tiene 17.000m2 cubiertos, parquizados y playa de estacionamiento subterránea.


La Comunidad Musulmana en la Argentina
En los comienzos del siglo pasado nuestro país tenía apenas un millón y medio de habitantes. La inmigración árabe se registra a partir del año 1875 y continua fluídamente hasta 1914, es decir hasta la declaración de la Primera Guerra Mundial. Finalizada ésta continuó el flujo inmigratorio, aunque ahora con menos intensidad.
Mayoritariamente procedían de Siria, Líbano, Palestina e Irak, a la sazón bajo el yugo otomano y luego franco-británico, colonialismo que duró hasta los años 1950 y 1955, en algunos casos.
Llegaban en busca de mejores oportunidades, muchos de ellos indocumentados y solteros. Muy rápidamente se adaptaron a pesar de las dificultades que representa el desconocimiento del idioma español. Los usos y costumbres criollas fueron asimiladas sin esfuerzo y comenzaron, a la par de ejercer oficios menores, a desarrollar pequeños comercios. Un gran porcentaje se instaló en la Capital Federal y sus alrededores, mientras que otros prefirieron poblar el interior, ambiente que mejor se adecuaba a sus costumbes ancestrales.
Aquí, en nuestra Argentina, jamás se sintieron extranjeros y muy pronto adquirían características de elementos muy acriollados. Amaban a esta tierra, que todo les dio sin pedirles nada a cambio, como si fuera la propia, y se convirtieron en hombres de negocios, ganaderos, chacareros y hasta pequeños industriales. El fenómeno curioso es que se sentían fundamentalmente ligados a esta tierra, es decir que no formaban parte de intereses internacionales. Poseían las virtudes y los defectos del nativo y nada ni nadie podía creer que un inmigrante árabe tenga un adarme de sentimientalismo extranjero. Más aún, hablaron el kechua y el guaraní a la par de un español dificultoso, a fuerza de comenzar a olvidar su lengua original. Eran argentinos por adopción, con las mismas ansiedades, ambiciones y alegrías de los nativos.
Formaron familias desposando, en su mayor parte, a mujeres argentinas y con una preocupación mayor: enviar a sus hijos a las universidades para su formación. Muy pronto esos hijos egresaban de las facultades constituyéndose en el orgullo de sus padres. Llegaron a los estrados de la justicia, al parlamento, a las fuerzas armadas, a la banca política, al magisterio y otras tantas disciplinas y funciones del quehacer nacional. En la actualidad ya son tercera y hasta cuarta generación de descendientes árabes, los que con orgullo argentino constituyen a la prosperidad identificados como parte integrante de este suelo noble que acogió a sus ancestros hace ya más de un siglo y cuarto.

¿Pero cuánto se sabe del Islam en occidente?
Nuestra percepción de las culturas ajenas muchas veces no suele fundarse en una realidad objetiva, sino en la imagen mental que tenemos de ella.
Los musulmanes creen en las Sagradas Escrituras: el Nuevo y el Antiguo Testamento, en la Torá y los Santos Evangelios, y no hacen distinciones entre los profetas y mensajeos. Así lo sentencia el Corán, la palabra divina que rige la vida y los actos del musulmán en este peregrino transitar.
Evidentemente que, a la par de analogías, existen también marcadas diferencias entre el Cristianismo y el Islam; diferencias que es prudente sintetizarlas en términos estructurales.
Lo primero en señalar es que los musulmanes consideran a Nuestro Señor Jesucristo como a uno de los Profetas de Dios, hijo de María Reina Inmaculada, de parición sobrenatural, y no al hijo de Dios (Ver Capítulo XIX del Corán). En el Islam no existe iglesia, clerecía o monacato que responda a una piramidal jerárquica centralizada. Tampoco posee el Islam un magisterio dogmático pontifical o Concilio para definir dogmas. Es casi una verdad de a puños que no son pocos los occidentales con prejuicios, y hasta con intolerancia cuando del Islam se habla.

¿Qué es el Islam?

Filosóficamente, el Islam podría definirse- a la vez- como una actitud mental y como una Institución. La Actitud mental consiste en subordinar la voluntad individual ante la voluntad divina. La Institución consiste en establecer -por encima de pueblos, condición social y razas- la "Umma", o sea la Comunidad de fieles (el pueblos de Dios) fuertemente solidaria que tiende a unificarlos.

¿Qué busca el Islam?

La doctrina islámica busca en la Ley religiosa una supresión de lo individual, tan grande como en otras partes puede exigir el culto de la razón. El eje de la Fe está basado en la absoluta Unicidad de Dios, concepto que excluye "Su asociación" con otros seres o personas de la divinidad. Tampoco admite la más mínima relación directa, parentesco o semejanza entre El y los seres creados por El. El capítulo 112 del Generoso Corán sentencia taxativamente: "Di, Dios es único. Dios es eterno, jamás engendró ni fue engendrado, y es incomparable". Por tanto, puede decirse con acierto que el Islam es monoteísta a rajatabla.

La universidad del islamismo

Pero la universalidad del Islam no puede explicarse exclusivamente por las razones apuntadas porque, además de ser la recapitulación final de todos los mensajes monoteístas del pasado, es una síntesis que retoma- completando, rectificando, explicando y enriqueciendo- lo que ya había sido revelado a Abraham (el abuelo común), Moisés, Cristo y otros profetas, sin establecer diferencias entre ellos.
Muhammeh (trasliterado Mahoma) fue el último de los profetas y mensajeros (570-632) elegido para difundir la doctrina del Dios Uno y único. Hombre como nosotros, venerado pero no adorado, ha delineado el sendero recto por el cual deben transitar los hombres, fraternizando y respetando los iguales derechos y las iguales oportunidades que Dios ha ordenado a sus creaturas.
La irrupción de Dios en la historia es salvífica y toda la historia humana es una historia general de la salvación. El misterio de la Fe es esencial y su acción infunde potencialidades en la búsqueda que da sentido a la vida, como la ilusión y la esperanza.
No hay pueblo elegido sino en beneficio de la humanidad entera. No hay que arriesgar la transformación de la di ferencia en indiferencia, porque el fanatismo es más peligroso aún que la ignorancia.

Lic. Abdala Desuque*
*Presidente del Círculo Argentino de Estudios Islámicos.
Miembro del Consejo Asesor para los Países del Mundo Arabe del Instituto de Política Exterior de la Fundación Novum Millenium

 

CENTRO CULTURAL ISLAMICO REY FAHD.
En el porteño barrio residencial de Palermo, con asistencia del Príncipe Heredero de Arabia Saudita, Abdullah ben Abdel Aziz al Saud, al frente de una nutrida delegación oficial y del embajador del Reino acreditado en nuestro país, tuvo lugar el 25 de septiembre último la esperada inauguración del Centro Cultural Islámico Rey Fahd.

En la oportunidad estuvieron presentes el ex Presidente de la Nación, Dr. Fernando De la Rúa, el ex Presidente Dr. Carlos Saúl Menem, ministros del poder Ejecutivo, altos funcionarios nacionales, la vicejefa del Gobierno Autónomo de Buenos Aires, Lic Cecilia Felgueras, dignatarios eclesiásticos, el Director del registro nacional de Cultos Dr. José Camilo Cardoso, miembros del cuerpo diplomático de los países musulmanes, delegaciones y representantes de organismos culturales, de las fuerzas armadas y de seguridad, delegaciones de la comunidad musulmana de todo el país y numeroso público.

Antes de dar comienzo al jubiloso acto el Príncipe Heredero (hermano del Rey), acompañado por los musulmanes allí presentes, encamináronse a la mezquita para cumplir con la oración ritual de la tarde. Finalizada la plegaria se dirigieron al auditorio central donde eran aguardados por los invitados. El acto dio comienzo con la lectura de almodias del Corán y palabras de bienvenida a la concurrencia.

En su discurso de apertura el PríncipeHeredero, entre otros conceptos, expresó: "Este lugar no es solamente una mezquita sino un Complejo Cultural- el más grande de América Latina- que tiene por misión difundir y fortalecer la herencia cultural de la civilización árabe-islámica.

Este Centro que hoy inaguramos tiene un significativo papel testimonial en su objetivo de servir a todos los musulmanes y, además, personaliza la noble intención del gobierno Argentino de defender la convivencia y el rechazo de la discriminación en todos sus aspectos. Virtualmente, como Centro educativo, es una ofrenda cultural para todos aquellos que desean abrevar o mejor conocer el legado paradigmático de la sabiduría árabe-islámica, hoy en constante expansión en los cuatro puntos cardinales".

Al hacer uso de la palabra el Presidente de la Nación señaló, entre otras consideraciones: "La República, así como la Ciudad de Buenos Aires, se honra en acoger este testimonio de presencia de una religión profesada por centenares de millones de personas en todo el mundo". Señaló también la buena convivencia en el país entre las distintas religiones, subrayando que, gracias al Islam, Occidente conoció a los filósofos griegos así como el desarrollo de las ciencias".

Horas antes del evento, el Presidente heredero y su comitiva se hicieron presentes en la casa de Gobierno a los efectos de saludar al Presidente De la Rúa. Allí intercambiaron condecoraciones y se firmó un acuerdo sobre deportes, juventud y técnica entre ambos países.

Guia de Empresas de Palermo
- Empresas y Negocios de Palermo
Buscador por Orden

A
B C D E F
G
H I J K L
M N O P Q R
S
T U V W
X Y Z
- Moda & Fashion
- Arte & Fotografía
Turismo
- Mapa de Palermo
- Deportes
- Reportajes
- Turismo Palermo
- Museos
- Bibliotecas
- Las Noticias
- Videos
Idiomas
- Palermo in English
- Palermo in italiano
- Palermo en Frances