Noticias
Moda
Gastronomía
Delicatessen
Blog
Tecnología
Espectáculos
Cultura
Empresas
Empresas y Negocios
Servicios Profesionales
diarios viejos
--
Biblioteca , Ciudad de Buenos Aires
diarios viejos


NOTICIAS URBANAS - SERVICIO INFORMATIVO "AHORA" - 24/08/04
LAS BIBLIOTECAS DEBATEN SU FUTURO
Se inauguró este lunes en la Ciudad de Buenos Aires el 70� Congreso Mundial
de Bibliotecas e Información, del que participan más de 2.500 representantes
de 200 países. En la primera sesión estuvieron presentes el jefe de
Gobierno, Aníbal Ibarra; el ministro de Educación, Daniel Filmus; los
escritores Tomás Eloy Martínez y Mempo Giardinelli y las autoridades de las
asociaciones de bibliotecas. En tanto, el legislador kirchnerista Milcíades
Peña presentó un proyecto para coordinar la labor de las distintas
bibliotecas porteñas
Por Martín Vedia y Mitre
Por primera vez en su larga historia, se inauguró este lunes en Sudamérica
el Congreso Mundial de Bibliotecas e Información con la presencia de más de
2.500 representantes de 200 países. El lugar elegido para la sesión de
apertura fue el Teatro Colón y los primeros discursos estuvieron a cargo de
Ana María Peruchena Zimmermann, presidenta de Asociación de Bibliotecarios
de la República Argentina (Abgra); el presidente de la Federación
Internacional de Bibliotecas y Asociaciones de Bibliotecarios (IFLA), la
botsuaniana Kay Raseroka; el escritor Tomás Eloy Martínez; el jefe de
Gobierno porteño, Aníbal Ibarra; y el ministro de Educación de la Nación,
Daniel Filmus, entre otros.
Entre las delegaciones más numerosas se encuentran, además de la de
Argentina, la de China, Estados Unidos, Federación Rusa, Brasil, Canadá,
Alemania, Gran Bretaña, Colombia, República Democrática Popular de Corea,
Dinamarca, España, Francia, Noruega y Suecia. En tanto, entre otros oradores
están la psicopedagoga Emilia Ferreiro; el director de la Biblioteca de
Alejandría, Ismail Serageldin; el escritor Mempo Giardinelli; la presidenta
del Comité Regional para América Latina del programa "Memoria del Mundo", la
nicaragüense; y el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel.
El debate continuará hasta el 27 de agosto en los hoteles Hilton y Sheraton,
en la Biblioteca Nacional y en la Biblioteca del Congreso.
Durante la jornada apertura, en la que no faltaron problemas de sonido,
Aníbal Ibarra manifestó: "El sostenimiento de las bibliotecas como medio
democratizador del saber es fundamental para la construcción de una sociedad
más justa y más equitativa. Desde el Gobierno de la Ciudad sostenemos a las
bibliotecas populares como un espacio que estimula, incentiva y fomenta el
conocimiento. Y también como un espacio de convivencia, de diálogo, de
encuentro y disfrute".
"Las políticas culturales son un aspecto estratégico en nuestro proyecto de
construir entre todos, no meramente desde el Estado, una Ciudad integrada,
dinámica, que potencie al máximo su creatividad y su diversidad. Dentro de
esta concepción política, las bibliotecas ocupan un lugar central", agregó
el jefe de Gobierno.
En este sentido, el legislador kirchnerista Milcíades Peña presentó un
proyecto de ley para que se cree un Sistema Integrado de Bibliotecas de la
Ciudad de Buenos Aires (SIBCBA). La iniciativa busca fortalecer la
conectividad de las distintas instituciones porteñas, tanto públicas como
privadas.
Para ello propone la formación de núcleos por zonas en los que se coordinen
las políticas diagramadas a través de un consejo asesor ad honorem. Así se
busca "la normalización, integración y estímulo con el propósito de hacer un
uso racional y eficiente de los recursos humanos y materiales disponibles en
el ámbito de las bibliotecas de la Ciudad para favorecer la extensión y
calidad de los servicios".
Las bibliotecas adheridas deberán tener material bibliográfico seleccionado
en función de los objetivos del sistema y en número proporcional al radio de
acción o barrio a la que sirve; propender un servicio de prestación a
domicilio; poseer una sala de lectura abierta al público no menos de veinte
horas semanales y no menos de diez meses al año; y asimilar las colecciones
de material bibliográficos y especialidades debidamente depuradas, a la
organización técnica del SIBCBA en el término que establezca la
reglamentación para cada caso.
Las bibliotecas que cumplan estos requisitos podrán acceder al asesoramiento
técnico necesario, que se dictará a través de cursos; a prestamos
interbibliotecarios y a subsidios o contribuciones por parte del Gobierno de
la Ciudad de Buenos Aires. En tanto, en el caso de las bibliotecas
populares, éstas recibirán un subsidio mensual para garantizar su
funcionamiento, que equivaldrá a tres sueldos mínimos de empleados de planta
permanente de la Secretaría de Cultura; serán integradas a los programas
culturales barriales del gobierno; tendrán garantizado el acceso a internet;
y obtendrán becas para estudios y perfeccionamiento de personal.
Por último, la iniciativa de Peña deja planteada la necesidad de crear una
Biblioteca Central de la Ciudad en la que se concentre el material de
investigación que lleven a cabo las distintas instituciones barriales, para
funcionar luego como centro de editor.

Curiosas circunstancias tan propias de este país coincidieron para que las actuales autoridades de la Biblioteca Nacional (ese Keops bibliófilo enclavado sobre la barranca de la calle Aguero) me ofreciera a fin de que disponga, con fines "culturales" a mi arbitrio, alguna de las instalaciones de la misma, una vez al mes durante todo el año 2004. Lejos de propiciar un opiante ciclo de conferencias, se me ocurrió armar algo entre el happening y la multidisciplina. Para ello convoqué a mis queridos amigos Goyo Bachrach y Fito Bergerot, con quienes imaginamos un dispositivo que, por el momento, dimos en llamar Intervenciones en la Biblioteca.
Consistirían en sucesivos eventos en torno a un tema entrañable de la subjetividad, tan cotidiano como riesgoso: el amor. Así, cada mes irá desfilando:
- el amor loco
- el amor filial
- el amor homo
- el amor Lacan
- el amor al arte
- el amor a la patria
- saber sobre el amor
- hacer el amor
- amores que matan
- mal de amor
...

Algunos de éstos, probablemente otros, sean los amores que en cada oportunidad relevemos desde diferentes textos: poesía, ensayo, narrativa, canciones, teatro, cine, en fin... textos. De autores lejanos y remotos en el cuerpo pero en la voz de otros (actores o no) a autores que in situ lean, representen, expresen, hagan sonar sus obras. Cinco o diez minutos, por ejemplo, con una apertura a cargo de un elenco de teatristas que pongan en escena un fragmento de una obra o improvisación. Enseguida un poema con música de fondo o hecho canción. Luego un ensayista que narre apenas dos ideas sin escritorio ni papeles, con ademanes. Trascartón un fragmento de una ficción relatada o bien escenificada, luego un poema, una prosa, así hasta cubrir un panorama amplio que otorgue elementos a fin de cerrar con una breve charla con el público. En el fondo, durante los blancos, antes o después, los cortos de los estudiantes de cine.
Si bien tenemos a nuestra disposición el espléndido auditorio Jorge Luis Borges (1� piso), provisoriamente estamos pensando en la Sala Federal (3� piso) donde podemos disponer de "islas" de sillas móviles y trabajar en varios espacios. Contamos con los equipos de luminotecnia y sonido de la BN y poco más.
Como podrá observarse, la ambición del proyecto rebasa nuestras capacidades y es por ello que lo abrimos al talento de nuestros congéneres artistas (plásticos, escritores, murgueros, fotógrafos, músicos, cineastas, cirqueros, poetas, teatristas, bailarines) que quieren sumarse a la iniciativa en el grado de participación que les plazca. También harán falta sponsors, voluntarios, benefactores, mecenas, brazos fuertes, mentes abiertas. Casi todo queda por pensar, diseñar, programar y producir. Tenemos poco tiempo, mucho por hacer.
La idea dista de transformar el hecho cultural en un espectáculo público. Se acerca a desatar una vía de contacto entre aquello capaz de ser portado por un libro y el público interesado e interesante cuyo horizonte exceda el diámetro de una hamburguesa.
Mientras llegan las respuestas, seguimos trabajando

Jorge Pinedo
noviembre 2004.