Noticias
Moda
Gastronomía
Delicatessen
Blog
Tecnología
Espectáculos
Cultura
Empresas
Empresas y Negocios
Servicios Profesionales
diarios viejos
LOQUITO SE TIRO A LA JAULA DE LOS LEONES
diarios viejos


11-01-2004

LOQUITO SE TIRO A LA JAULA DE LOS LEONES

Un león del zoológico de Buenos Aires terminó herido en una pata a raíz de la irracional agresión de un joven de 22 años, que ayer a la tarde no tuvo mejor idea que ingresar en la fosa donde el manso animal tomaba sol, para “torearlo” con una campera de jean.

"Quique", el león de 15 años, cansado de las molestias que le causaba el insólito atacante, se defendió con dos zarpazos relativamente suaves, que provocaron lesiones en el brazo y en el rostro al agresor. Finalmente, intervino el hecho un efectivo de la Policía Federal, que ingresó en la jaula y llevó a cabo disparos a tierra que terminaron por herir al inocente león, que mañana será intervenido quirúrgicamente a raíz de la herida recibida en una de sus patas traseras.

Llevado al Hospital Fernández para ser atendido de sus lesiones, el atacante dijo a los médicos que “había escuchado unas voces que le ordenaban ingresar a la jaula”, por lo que se estima que el joven padece de una dolencia psiquiátrica.
El insólito episodio ocurrió ayer, cerca de las 17, en el zoológico ubicado en el barrio de Palermo, cuando un joven identificado como Lucas, de 22 años y procedente de la localidad bonaerense de Pilar, traspasó la valla protectora de la fosa en donde están los leones, por causas que sólo se animó a revelar a los médicos que lo atendieron en el servicio de guardia del Hospital Juan Fernández, del barrio porteño de Palermo.
Allí el muchacho se atrevió a informar que había escuchado voces que le ordenaban bajar a la jaula de los leones. Tal vez la proximidad de las fiestas y la celebración de reyes hayan removido algún relato histórico fijado en la memoria del joven, relativo al martirio de cristianos en el circo romano. Al parecer, se trató del recrudecimiento de un cuadro psiquiátrico con ribetes místicos.
El joven, finalmente, consideró un milagro que los leones no lo devoraran.
Todo comenzó cuando una vez dentro de la leonera del zoológico, el joven se acercó a uno de los felinos y en actitud desafiante lo “toreó” con una campera de jean, momento en que el animal intentó defenderse, aunque evitando causarle grandes daños al agresor, según informaron fuentes de la comisaría 23�.
Finalmente, un cabo de la Policía Federal que se encontraba cerca, alertado por los gritos de la gente, ingresó en la fosa y efectuó tres disparos contra la tierra, hasta que el animal, herido en una pata, se replegó dentro de la jaula, asediado también por personal del zoológico que acudió de inmediato.
Debido a las lesiones de importancia que le ocasionó el león, el joven fue trasladado al Hospital Fernández, en donde le realizaron curaciones en un brazo y en el rostro, en tanto el animal se repone en su jaula de la herida leve sufrida en una pata, al ser rozado por uno de los disparos que efectuara el agente de la Federal que intervino en el hecho.


 
Se recupera el joven que ingresó a la jaula de los leones en el zoo de Buenos Aires
Un imprudente muchacho decidió ingresar al lugar para alimentar a los animales y terminó siendo agredido por una de las fieras, que le provocó lesiones en ambos brazos y en el cuerpo. Sigue internado pero fuera de peligro El joven de 22 años que fue herido ayer en un brazo y en la cara por un león, al que intentó "torear" tras ingresar en su fosa del zoológico porteño, se recuperaba hoy en el Hospital Fernández.
Fuentes del centro asistencial indicaron que el joven se encuentra en buen estado y que se recupera de las heridas, en tanto precisaron que este mediodía se dará a conocer un parte médico.
 
Insólito episodio
Un joven, que padecería problemas psiquiátricos, decidió  ingresar a la jaula de los leones del zoológico porteño y terminó siendo agredido por dos fieras, que le provocaron lesiones en ambos brazos y en el cuerpo.
 
Según confirmaron fuentes médicas, el hombre aseguró más tarde, mientras era atendido en un hospital porteño, que tomó esa determinación porque "buscaba la energía que le daba el león". Asimismo, testigos presenciales del episodio revelaron que, cuando salió del recinto de las fieras, el hombre "pedía aplausos".
 
El hecho se registró en el Zoológico de Buenos Aires, donde un hombre de 22 años tomó la imprevista determinación de quitarse la remera y meterse en la jaula donde se encuentran los leones.
 
"Se subió a la baranda y se tiró como si fuera Batman. No se sabe si estaba alcoholizado, bajo el efecto de otras sustancias o con un brote de otro tipo", expresó Ana María Pirra, vocera del zoológico.
 
El hombre, fuera de sus cabales y subestimando la fiereza de los leones, trató de alimentar a una hembra con un pedazo de carne, pero ésta se le abalanzó y comenzó a agredirlo.  Luego, el ejemplar macho que vive en la jaula de los leones también se acercó al hombre y llegó a propinarle varios zarpazos, que lo hirieron en distintas partes del cuerpo.
 
Al observar lo que sucedía dentro del recinto destinado a estos grandes felinos, el personal del zoológico intervino y tuvo que disparar contra los dos ejemplares y, si bien la intención era sólo espantarlos, la hembra habría sufrido un leve herida de bala.
 
De este modo, el joven salió por sus propios medios del recinto de los leones, constatándose que había sufrido heridas en manos, brazos, hombros, cuello y en otras partes del cuerpo. 
 
El joven fue trasladado de inmediato en una ambulancia del SAME al Hospital Fernández, donde quedó internado bajo observación psiquiátrica. En este sentido, fuentes de ese establecimiento médico informaron que el joven sufría "un problema psiquiátrico que le hizo ver la realiad distorsionada".
 
"Hay que ver si su condición tiene componentes místicos. Es común que este tipo de pacientes crea que Dios o 'voces' le ordenan hacer ciertas cosas", explicó el jefe de guardia del hospital Fernández, Juan Carlos Ramares.
 
El personal del zoológico aprovechó el incidente para recordar a los visitantes sobre la peligrosidad de acercarse a los animales más de lo recomendado. Al respecto, las autoridades veterinarias del tradicional paseo palermitano indicaron que "si se hubiese encontrado con un ejemplar más agresivo, este hombre no hubiera salido vivo de esa jaula".