Noticias
Moda
Gastronomía
Delicatessen
Blog
Tecnología
Espectáculos
Cultura
Empresas
Empresas y Negocios
Servicios Profesionales
diarios viejos

Turismo Rapido por palermo

PASEOS ENTRE PARQUES, PLAZAS Y JARDINES
Para facilitar el recorrido por los lugares de mayor interés de este barrio, se dan a continuación una secuencia de tres paseos, que pueden recorrerse en forma separada, o bien empalmarlse entre sí, según las preferencias y deseos de turista. -



AVENIDA DEL LIBERTADOR
Por razones de un mejor ordenamiento del trayecto a recorrer, el primer paseo comienza en la Biblioteca Nacional, pese a corresponder ésta al barrio de Recoleta. Ubicada en Agüero 2502, ocupa un monumental edificio inaugurado en 1992, obra de los arquitectos Clorindo Testa, Francisco Bullrich y Alicia Cazzaniga. Tiene capacidad para albergar 5.000.000 de ejemplares, en condiciones de temperatura y humedad apropiados para mantenerlos en buen estado.

Destácase el sector de Reservados, valiosa colección de incunables, Biblias, primeras ediciones de autores argentinos y mapas. En la contigua Plaza Mitre, se alza el monumento al prócer, debido a la inspiración de David Calandra y E. Rubino. Cruzamos Av. del Libertador hasta la calle Austria e ingresamos en la Plaza República Oriental del Uruguay, donde está el monumento a José Gervasio Artigas, obra en bronce, mármol y piedra, realizado por el artista José Zorrilla de San Martín.

Seguimos luego por Av. del Libertador y en el N� 1850 está el edificio de la Sede Central AUTOMOVIL CLUB ARGENTINO, de estilo racionalista-monumentalista, inaugurado el 27 de diciembre de 1942, llevado a cabo con planos de los arquitectos Sánchez, Lagos y De La Torre. En sus 10 pisos se atiende a los socios en todos los servicios que presta la Entidad. Trasponemos la calle Pereyra Lucena para internarnos en el Museo Nacional de Arte Decorativo, en la Av. del Libertador 1902, cuyas líneas arquitectónicas responden al estilo neoclásico francés y fueron obra del arquitecto René Sargent. En sus ambientes interiores hay, en exposición, mobiliario del reinado francés del siglo XVIII y obras de arte renacentista.

En la planta supeior se halla el Museo Nacional de Arte Oriental, con colecciones de arte chinp, indio, japonés y tibetano. Al salir del museo, cruzamos la avenida del Libertador y llegamos a la Plaza República de Chile, con la embajada de este país -de avanzado estilo arquitectónico-, la estatua ecuestre del General Bernardo de O´Higgins, obra de Guillermo Maza Córdoba, y el Arquero, de Alberto Lagos; hay también, tres bustos que recuerdan a Gabriela Mistral, Pablo Neruda y José V. Lastarría, respectivamente.

Enfrente, sobre la avenida Mariscal Ramón O. Castilla, en la Plaza Grand Bourg, visitamos el Instituto Nacional Sanmartiniano, que es una reproducción mayor de la finca que habitara el general José de San Martin en Grand Bourg (Francia). Destácase, también, el conjunto de monumentos de sus colaboradores en la gesta emancipadora y la Virgen de Nuestra Señora del Carmen de Cuyo. A continuación, nos detenemos para ofrecer un cálido momento de recordación al Libertador junto al monumento de Angel Ibarra Garcia, quien lo representa, ya anciano, con sus nietas. Terminamos el paseo en el Museo de Motivos Argentinos "José Hernandez", Av. del Libertador 2373, que exhibe colecciones de la cultura folclórica argentina y platería rioplatense de los siglos XVIII y XIX.

PARQUE 3 DE FEBRERO

La ciudad olvida sus rascacielos y el trajín cotidiano en las 400 há del Parque 3 de Febrero, inaugurado por Nicolás Avellaneda el 11 de noviembre de 1875. Bellamente arbolado en toda su extensión, incluye varios jardines y lagos; con ajustado sentido decorativo, en su ámbito también se hallan numerosas obras de arte realizadas en bronce, piedra o mármol, nacidas de la inspiración de renombrados artistas nacionales y extranjeros.


Iniciamos este paseo por la avenida Presidente Figueroa Acorta, en su intersección con Jerónimo Salguero para penetrar en el desbordante espectáculo del parque. En el cruce con la avenida Sarmiento, contemplamos la estatua ecuestre Capitán General Justo José de Urquiza, obra de V. Renzo, Baldi y Héctor Rocha, con altorrelieves alusivos.


Seguimos por Av. Sarmiento hasta su intersección con Roldán, ahí vemos el
Planetario "Galileo Galilei". El exterior del edificio es una inmensa bóveda de hormigón -de 23 m de diámetro- apoyada en un casquete esférico triangular, con una luz entre apoyos de 43 m. Si optamos por conocer su interior, ascendemos hasta el segundo piso donde, después de ver una gran galería circular destinada a exposiciones, penetramos a la Sala de Proyección, con capacidad para 400 personas.

Concita especial atención su techo semiesférico, de aluminio perforado, que se transforma en pantalla. El proyector es un complejo aparato óptico -de casi 5 m de altura y 2 toneladas de peso- que, merced a su ensamble con varios proyectores individuales, puede representar en la pantalla al Sol, la Luna, los planetas, la Vía Láctea y unas 9.000 estrellas fijas.


Al descender, en los jardines circundantes observamos el Reloj de Sol, cuyo cuadrante vertical -de acero inoxidable- está montade sobre un pilar de 1,50 m de altura; fue construido en Japón por el ingeniero Tokurato Yabshi y donade por intermedio de la embajada de ese país.

A continuación, cruzamos la avenida Presidente Figueroa Alcorta, giramos a la derecha por Av. Iraola y, luego, por Av. Infanta Isabel. A esta altura hay un pintoresco lago, cuya serena superficie es perturbada -a veces- por el deslizarse de los botes o el emplumado cortejo de cisnes y patos. Próximas están las obras escultóricas Colombia a la Argentina y El Beso.

En el N 555 de esta avenida está el Museo de Artes Plásticas "Eduardo Sívori", que exhibe más de 4.000 piezas -entre pinturas, esculturas, dibujo y grabados- de destacados artistas argentinos de los siglos XIX y XX. Al salir del museo cruzamos el lago por un artístico puente revestido en mármol y penetramos al Rosedal, sector que aporta una nota distinta, de acentuados matices románticos, con su hermosa variedad de rosales distribuidos en ordenados canteros, una fuente rectangular servida por impávidos sapos de bronce, bancos entre el follaje y numerosas obras estatuarias. Proseguimos por un amplio sendero que nos lleva al Patio Andaluz, coqueta terraza cubierta por un pérgola con faroles coloniales, una fuente central y bancos de mampostería a su alrededor, conjunto de policromo revestimiento de mosaicos y mayólicas esmaltadas.

Cruzamos el puente que nos permitió ingresar al Rosedal y a poca distancia está el Paseo de la Infanta, así es denominado el sector de los puentes de ladrillo del ferrocarril, que fueron reciclados para habilitar locales dedicados, en su mayoría, a la gastronomía; también hay una galería de arte y juegos infantiles. Al circundar el lago por la ancha acera que lo margina, a poco, sobre la derecha, se divisa el imponente Monumento a Nicolás Avellaneda, de José Fioravanti.

Por la calle J. F. Kennedy, salimos a la Av. del Libertador y por ésta, a una cuadra, nos detenemos ante la notable obra escultórica de Agustín Querol, denominada La Carta Magna y las Cuatro Regiones Argentinas más conocida como Monumento de los Españoles, pues fue donada por la colectividad ibérica. En este trayecto, la avenida del Libertador es una franja de suntuosidad junto al Parque 3 de Febrero; encierra un hálito de eterna primavera, surgente de canteros floridos, la esbelta, silueta de árbotes de espeso follaje e imponentes edificios de departamentos.


En el cruce con la avenida Intendente Casares, donde se halla el monumento a Carlos Tejedor y la Historia, de Lucio Correa Morales, doblamos a la izquierda; aquí concita atracción -de manera especial a los niños- un pequeño lago, donde se alquilan embarcaciones que permiten efectuar un corto paseo por el mismo. A poca distancia, sobre la avenida Adolfo Berro, se halla la Magnolia Histórica, árbol plantado por Nicolás Avellaneda en 1875; evoca la habilitación del lugar como paseo público.

En las proximidades visitamos el Jardín Japonés, que reproduce fielmente a los que hay en dicho país, con pequeños lagos donde hay diminutas islas enlazadas por puentes de madera, así como plantas y piedras que emergen de las aguas, donde abundan las carpas, pez que simboliza la fecundidad. Una confitería brinda sus servicios al estilo japonés. Nuestro paseo concluye sobre la avenida Sarmiento, donde aún se conserva el Aromo del Perdón cerca del vigoroso bronce con que Augusto Rodin personificó a Domingo Faustino Sarmiento.

JARDIN BOTANICO - JARDIN ZOOLOGICO - SOCIEDAD RURAL ARGENTINA

Iniciamos este paseo en la Plaza Italia, espacio abierto y a pleno sol que representa un cruce circular en el intenso tránsito que converge hacia este encuentro de avenidas; presenta a la contemplación del paseante sus canteros, a distinto nivel de la calzada, y árboles de generosa sombra. Aquí se alza la estatua ecuestre José Garibaldi, obra de Eugenio Maccagnini. Luego penetramos al Jardín Botánico "Carlos Thays" (MHN), creado en 1892 por iniciativa del naturalista francés de quien lleva el nombre; ocupa una superficie de 77.000 m2, aproximadamente.

Las tres escuelas adoptadas por la estilística paisajística, es decir, simétrica, apaisada y mixta, están representadas en su trazado, sectorizándolo y aprovechando en algunos casos, la topografía algo accidentada del terreno para la instalación de variedades según las regiones del mundo, reservándose la mayor parte para la flora argentina. El número de especies y variedades aclimatadas, entre indígenas y exóticas, alcanza a 5.000 ejemplares, que se hallan distribuidos fitogeográficamente.

También sorprenden gratamente la Escuela de Jardinería "Cristóbal M. Hicken"; los invernáculos, cuyos interiores espaciosos albergan numerosos ejemplares de raras variedades florales y forestales al abrigo de un ambiente cálido y graduado; la biblioteca especializada, el herbario y el Museo Botánica, todos ubicados en este ámbito singular.

A continuación cruzamos la avenida General Las Heras para penetrar al Jardín Zoológico de la Ciudad de Buenos Aires (MHN), creado por ley del 27 de junio de 1874, durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento. La nutrida existencia de ejemplares zoológicos -distribuidos sobre una superficie de 18 há- pertenecientes a la fauna universal, permite ver animales de todos los climas y latitudes. Al salir del Jardín Zoológico atravesamos la avenida Sarmiento para ingresar al "Predio Ferial de Palermo de la Sociedad Rural Argentina" (MHN), compuesto por las siguientes construcciones: Pabellón Frers, obra de los ingenieros Vinent, Maupas y Jáuregui; Pabellón del Restaurante Central, realizado por los arquitectos Lanús y Hary, que al igual que el Pabellón antes mencionado es de estilo academicista francés; la Pista Central con la Tribuna Oficial y de Socios; y los Pabellones para Equinos, estos dos últimos diseñados por el arquitecto Salvador Mírate. Aquí se realiza, en forma anual -en el mes de agosto-, la "Exposición de Ganadería, Agricultura e Industria Rural Internacional". como así también otras importantes muestras. El itinerario finaliza junto al ancho veredón que bordea la avenida Sarmiento, arteria que lleva hacia los verdeantes jardines del Parque 3 de Febrero.