Noticias
Moda
Gastronomía
Delicatessen
Blog
Tecnología
Espectáculos
Cultura
Empresas
Empresas y Negocios
Servicios Profesionales
diarios viejos

IBARRA: "NO VAMOS A CEDER ANTE ESTA PATOTEADA. Ciudad de Buenos Aires
diarios viejos



IBARRA: "NO VAMOS A CEDER ANTE ESTA PATOTEADA"

Los hechos de violencia del pasado viernes en el centro porteño, cuando un
pequeño grupo piquetero atacó a automovilistas que intentaban sobrepasar el
piquete en la Avenida 9 de Julio, disparó la adrenalina del jefe porteño que
este lunes saturó el éter. Ibarra prometió que no cederá "ante éstas
patoteadas" y calificó de "marginales" a los integrantes del grupo. Se negó
a declarar el único piquetero detenido por los incidente. El presidente
Kirchner charlará esta tarde con el taxista agredido, Walter García

Por Laura Di Marco
El jefe porteño Aníbal Ibarra calificó de "marginales" y "patoteros" a los
piqueteros que el viernes último protagonizaron disturbios en centro
porteño, y enfatizó que el gobierno no se va a dejar presionar por las
demandas de estos sectores, a quienes consideró desvinculados de las
organizaciones tradicionales.
"Los ciudadanos que circulan por la ciudad tienen derecho a ser
resguardados" afirmó esta mañana el jefe porteño que salió por varias radios
a comentar los hechos de violencia de un pequeño grupo de piqueteros, que
pedían Vales Ciudad y terminaron golpeando a los automovilistas que
intentaban superar el bloqueo de la avenida 9 de Julio y Carlos Calvo.
Por su parte, el ministro del Interior Aníbal Fernández anticipó que "van a
ir todos presos" los piqueteros que participaron en los desmanes, de los
cuales solo uno está detenidos. Se trata de Máximo Mejía, quien este lunes
se negó a declarar por segunda vez ante la jueza Susana Nocetti de
Angelleri, después de observar los videos de los incidentes donde él aparece
destrozando los vidrios de un taxi que buscaba sobrepasar el piquete.
Mejías es uno de los tres identificados por aquellos incidentes, pero el
único que fue detenido: los otros cinco, dos de ellos individualizados,
permanecen prófugos ya que la inacción policial -y política- en el momento
de los incidentes fue absoluta.
El incidente, que motivó la verborragia del jefe de Gobierno, fue
protagonizado el viernes pasado por unos 70 integrantes del comedor Simón
Bolívar, ubicado en Estados Unidos 1200, pertenecientes a la Asamblea
Barrial San Telmo, cuando interrumpieron el tránsito en la avenida 9 de
Julio y Carlos Calvo para reclamar al gobierno porteño más vales de comida.
El ministro del Interior explicó que este lunes por la mañana se había
comunicó con el taxista agredido, Walter García y adelantó que el presidente
Néstor Kirchner esta tarde también charlaría con él. "Esto fue un accionar
delictivo; la jueza ya detuvo a uno y hay pedido de captura para los otros
seis restantes", apuntó Fernández.
Desde la oposición macrista, el legislador Martín Borrelli presentó un
pedido de informes sobre lo sucedido el viernes. En su pedido, argumentó que
estos hechos "marcan un antes y un después en cuanto a la prevención de la
violencia" y adelantó que le pedirá al fiscal de la causa que cite a Aníbal
Ibarra "dado que manifestó que conoce a algunas de las personas que llevaron
a cabo los incidentes".
En contrapunto, el jefe porteño declaró que los hechos de violencia "en
ningún caso se justifican porque fueron por un reclamo totalmente absurdo, y
cuando se les dijo que 'no', salieron como sacados a cortar parte de una
avenida y realizaron lo que todo el mundo vio, con profunda indignación".
Juzgó que lo que verdaderamente pretenden estos sectores es "manejar los
planes sociales" y anticipó que el Gobierno "no va a ceder" ante esas
presiones.
A su turno, Fernández puntualizó que para resolver estos casos, "la única
forma es trabajar sobre la causa".
Por su parte, el secretario de Desarrollo Social de la comuna porteña,
Rafael "Balito" Romá, explicó que " (a los manifestantes) los recibió la
gente de la secretaría, que fueron muy maltratados, insultados, escupidos y
hasta amenazados por un individuo que tenía un vendaje que amenazaba sacarse
diciendo que era portador del HIV ".
El funcionario del área social destacó que "el diálogo con todas las
organizaciones es muy bueno e incluso con las más radicalizadas, pero el
accionar de esta gente va más allá de cualquier negociación."
Finalmente, el funcionario explicó que "la demanda que esta gente realizaba
de forma tan inorgánica estaba referida a otorgar facilidades para un
comedor en la villa Rodrigo Bueno y además un cupo de vales Ciudad, que el
gobierno está buscando extender hacia otros barrios. Este es un tema que
cuesta desarrollar; no es que yo saco un vale de la caja y se lo damos".