Noticias
Moda
Gastronomía
Delicatessen
Blog
Tecnología
Espectáculos
Cultura
Empresas
Empresas y Negocios
Servicios Profesionales
diarios viejos

20:06 | Condena



24-02-2004

20:06 | Condena

Perpetua para dos jóvenes por asesinar al hijo de un diplomático
Dos jóvenes fueron condenados a prisión perpetua por robar y asesinar el hijo de un diplomático argentino destinado en Suecia, al que mataron aplicándole golpes en la cabeza con un palo de amasar y varias puñaladas, informaron fuentes judiciales.
Se trata de María Estela Acosta, de 20 años en el momento del crimen, y su pareja, Antonio Fabián Cardozo, de 22, quienes fueron condenados por el asesinato de Jorge Riccombeni Pérez Zabala, ocurrido el 2 de agosto de 2002 en un departamento del barrio de Palermo.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 9 condenó a ambos a la pena de prisión perpetua acusados del delito de "robo con armas en concurso ideal con homicidio calificado".

El tribunal también condenó a Juan Cruz Furina, pero a tres años de prisión en suspenso y por "tentativa de extorsión" contra la víctima, a raíz de una presunta deuda por la venta de drogas, ya que no se pudo acreditar su presencia en la escena del crimen.

Los jueces Luis María Cabral, Luis García y Fernando Ramírez, en la resolución consideraron probado que el plan original de los dos condenados a perpetua era "matar para robar a Jorge Riccombeni Pérez Zabala, y que el robo no fue una decisión adicional y espontánea".

La noche del crimen, el 2 de agosto de 2002, la pareja llegó al departamento de la víctima, ubicado en Cabello 3142, quinto piso "A", del barrio porteño de Palermo, al que conocían porque uno de los condenados había integrado junto a Riccombeni una banda de música.

En el lugar se hallaban otros amigos de Riccombeni Pérez Zabala, charlando y fumando cigarrillos de marihuana que el anfitrión les proporcionaba, quienes fueron abandonando el departamento hasta dejar al dueño solo en compañía de sus homicidas.

Según los integrantes del tribunal, los condenados golpearon a su víctima con un palo de amasar que se rompió por el impacto, y luego le aplicaron cinco puñaladas.

Tras el ataque, que según los testimonios de vecinos que escucharon ruidos sordos y quejidos habría sido a las 5.45, los agresores comenzaron a cargar en un bolso un equipo de música, un fax, una videocasetera, dos relojes, una cámara de fotos, un álbum y una agenda.

Apenas tres días después del homicidio fue detenido Furina, a quien la Policía Federal sindicó como el entregador, mientras que Acosta y Cardozo fueron apresados el 26 de agosto en la villa San Ignacio de Loyola, de San Martín.

Días después de estas detenciones, efectivos del GEOF (Grupo Especial de Operaciones Federales) realizaron un allanamiento en dos casillas precarias de la villa San Ignacio de Loyola y secuestraron casi todos los objetos que habían sido robados de la casa de Riccombeni.

Los condenados intentaron a lo largo de la instrucción modificar sus versiones y exculparse con argumentos fantasiosos e insostenibles de los cargos por el asesinato de Riccombeni.

Ambos aludieron a la presencia de una tercera persona, Juan Cruz Furina, quien habría amenazado de muerte al hijo del diplomático por una supuesta deuda vinculada con la compra de drogas que el joven asesinado le había encargado.

Sin embargo, y pese a que el fiscal Diego Nicholson entendió que los tres se complotaron para cometer el crimen, los jueces ni siquiera consideraron probada la presencia de Furina la noche del asesinato en la casa de la víctima.

Riccombeni, de 22 años, era el hijo del entonces consejero en Economía y Negocios de la embajada argentina en Estocolmo, Suecia.

El cuerpo sin vida del joven fue encontrado en el piso de la habitación, a un costado de la cama, con las señas particulares del cabello teñido de color verde y vestido con un calzoncillo boxer.

El cadáver fue descubierto por un vecino, quien vio que la puerta del departamento estaba entreabierta.

Riccombeni tocaba la batería, cursaba el tercer año de la carrera de Relaciones Internacionales en la Facultad de El Salvador y vivía en un semipiso del edificio de la calle Cabello 3142, entre Coronel Díaz y Bulnes, a una cuadra del Parque Las Heras.