Noticias
Moda
Gastronomía
Delicatessen
Blog
Tecnología
Espectáculos
Cultura
Empresas
Empresas y Negocios
Servicios Profesionales
diarios viejos

Charly, de Palermo

diarios viejos



Buenos Aires, 2 de marzo de 2004 -

Charly, de Palermo


Palermo Bagdag es el título del espectáculo que presentó el lunes por la noche en Futura Ciudad Konex. En realidad, se trató del mismo show que iba a mostrar en Cosquín Rock y que no pudo ser. Esta vez todo fue caliente pero tranquilo.+ ampliar imagen

Sin incidentes y con un público que abarrotó la Futura Ciudad Konex, Charly García salió con su banda trasandina más una orquesta de cuerdas a mostrar lo que no llegó a exhibir en su accidentado y breve set en Cosquín: un concierto compacto con varios temas nuevos y algunas perlas escondidas, como Plateado sobre Plateado y Canción de Hollywood.
Sin dudas, se trató de la presentación más multitudinaria en Futura Ciudad Konex, con el ejército Say No More adentro y afuera de la ex fábrica que dentro de poco se remodelará. Con ese telón, García apareció pasadas a las 21 bajo una túnica árabe como vestuario de su Palermo Bagdag.
La pregunta sobre si se podía repetirse la desafortunada noche de Charly en el Cosquín Rock se fue desvaneciendo pronto, con el correr de las canciones. A partir de El amor espera -con algunos nuevos arreglos en base a la orquesta invitada de cuerdas de Alejandro Terán- todo fue una serena fiesta en Almagro.
Hubo viejos y nuevos temas. De lo viejo, canciones como Yendo de la cama al living, Cerca de la revolución, Los Dinosaurios y Seminare formaron parte de lo más aplaudido. De lo más cercano en el tiempo, tocó material de los discos Rock and roll yo e Influencia.
Los homenajes también tuvieron su espacio: se proyectaron imágenes en video de la recordada María Gabriela Epumer, muy aplaudida por los fans. El show también tuvo el sello García cuando pateó algún micrófono hostil o cambió una parte de las letras aunque esta vez sorprendió entonando a pleno los temas.
Cientos de fans se quedaron infructuosamente largos minutos esperando que García volviera por más bises.