Noticias
Moda
Gastronomía
Delicatessen
Blog
Tecnología
Espectáculos
Cultura
Empresas
Empresas y Negocios
Servicios Profesionales
diarios viejos

Dos economistas evalúan la posición del Gobierno
MARTIN HOUREST, DE LA CTA
“Son fuegos artificiales”
diarios viejos


Dos economistas evalúan la posición del Gobierno
MARTIN HOUREST, DE LA CTA
“Son fuegos artificiales”

–¿Esperaba una actitud más dura del Gobierno, que impusiera otras condiciones más favorables antes de resolver el pago al FMI?
–Está claro que para no haber producido el pago, el Gobierno previamente en vez de trabajar en hacer declaraciones contra el Fondo debió ocuparse de armar coaliciones internas. Es decir, que el camino adoptado prenunciaba la intención de mantenerse dentro del sistema financiero internacional en las condiciones pactadas.
–¿Qué deja como experiencia esta instancia de la negociación con el FMI?
–Este gobierno va a pasar a la historia como el que más transferencias netas ha realizado al exterior en concepto de pago de la deuda desde la crisis de 1982. Difícilmente haya habido otro gobierno que transfiriera tres puntos del producto a los acreedores en un año. Esto sucede porque, más allá del default, el Estado está pagando intereses más amortización de parte del capital, cuando los gobiernos anteriores pagaban parte de los intereses y el resto, junto al capital vencido, lo refinanciaban. Con todo, el Fondo le pide más, que transfiera una proporción mayor del producto. Plantea que si es mayor el superávit fiscal, que destine más recursos al pago de la deuda.
–El Gobierno ha planteado que no quiere aumentar el porcentaje del PIB que destina al pago de la deuda para no resentir el crecimiento. ¿No es una forma de dar pelea por esas transferencias?
–Reducir las transferencias al exterior tiene que ver con el uso que se le dé a ese excedente. Fíjese que cuando el Gobierno propone no destinar todo el superávit al pago de la deuda, la alternativa que plantea es bajar impuestos a las operaciones bancarias, desgravar la compra de bienes de capital y otras medidas que todas tienen que ver con transferencias al sector empresario local. Entonces, en definitiva, esta pelea por pagar o no pagar más es entre los capitalistas domésticos y los acreedores externos, pero en ningún caso se cuestiona la injusticia de la distribución del ingreso.
–¿Una postura más dura de Argentina le habría significado al Fondo algún tipo de riesgo o desequilibrio?
–Si alguien se creyó que la postura argentina suponía poner en riesgo de insolvencia al FMI y que podía provocar una reacción del sistema financiero internacional es porque no entendía el juego. En este juego, donde la puja es por la transferencia de excedentes, a nadie le convenía un quiebre del acuerdo. Todo lo demás son fuegos artificiales.