Noticias
Moda
Gastronomía
Delicatessen
Blog
Tecnología
Espectáculos
Cultura
Empresas
Empresas y Negocios
Servicios Profesionales
diarios viejos

CERVEZA PIQUETERA para los chetos de Palermo Hollywood
El Movimiento Resistir y Vencer uno de los tantos grupos que piquetiaban ahora empezaron a fabricar cerveza para Palermo Hollywood- Ciudad de Buenos Aires
diarios viejos


31-03-2004

CERVEZA PIQUETERA
DE GRUPO PIQUETERO A GRUPO PRODUCTIVO: una buena noticia

En una fábrica ocupada de Avellaneda, los piqueteros de Resistir y Vencer, con el apoyo del Estado, que los subsidió con100 mil pesos, empezaron a fabricar cerveza para Palermo Hollywood

El Movimiento Resistir y Vencer está armando sus emprendimientos productivos. El edificio tiene tres pisos, donde antiguamente funcionó una firma de cosméticos, que pasó los últimos diez años cerrada. En diciembre del 2002 los desocupados la tomaron. Ahora, con el apoyo del Estado, que les entregó 100 mil pesos en subsidios, en cada piso funciona un taller. El más curioso es una destilería donde elaboran cerveza artesanal que venden en los barcitos de Palermo Hollywood bajo dos marcas, Mariscal y La Nacional.

En los otros pisos hay una panadería, un taller de trabajos en cuero, un centro cultural, una textil, y oficinas donde se editan materiales de formación. En total trabajan allí unas sesenta personas, con la perspectiva de duplicar ese número si los emprendimientos marchan bien.

Para muchos de los jóvenes que están en la fábrica éste es su primer trabajo. No tuvieron la oportunidad de aprender un oficio a la vieja usanza, como aprendices de un taller, y ahora son otros piqueteros, en general los de más edad, quienes se están ocupando de capacitarlos.

Pero ¿se vende?, "Estamos empezando, algunos emprendimientos dejan ganancias y otros no", contesta Gabriel Rodríguez, vocero del Movimiento. "Estamos todavía en el armado de la cadena de ventas y eso es complicado."Un mes atrás, unos italianos que llegaron a través de Madres Línea Fundadora visitaron la fábrica y se llevaron remeras de muestra. Los italianos trabajan en lo que se conoce como comercio justo, redes de negocios que comercializan bienes elaborados en condiciones dignas de producción. Tal vez puedan exportar.
Pero por ahora los productos se están ofreciendo con un trabajo de hormiga. Se venden en la misma fábrica a quienes se acerquen (está ubicada en Magdalena 51 de Avellaneda), a vendedores ambulantes, a negocios chicos y en ferias.

En el Movimiento creen que sus emprendimientos van a sobrevivir y crear puestos de trabajo genuino, aunque no tienen expectativas de que sean una solución de fondo para los niveles actuales de desocupación. "Sólo una respuesta a pequeña escala." Para ellos, la pelea por el trabajo genuino "sigue pasando por la reapertura de las fábricas".
Muchos referentes del Resistir y Vencer vienen de una antigua militancia peronista. De esos tiempos a su organización le queda un criterio de construcción movimientista (en contraposición al clasismo de los movimientos vinculados a la izquierda) y un discurso con frecuentes apelaciones a la patria.


NO ES LO MISMO

No se reivindican kirchneristas, aunque tampoco anti. "Para nosotros Kirchner no es la continuidad de Menem, De la Rúa y Duhalde, como plantea el Bloque Piquetero. Apoyamos algunas de sus medidas y rechazamos otras, como el acuerdo con el Fondo Monetario."
¿Se reivindican peronistas? Ellos dicen que no. En algún tiempo pensaban en disputar la identidad peronista, pero ahora creen en construir una nueva. Claro que ese camino es más que complicado. Durante mucho tiempo se llamaron "Resistir es Vencer". Después, cuentan, en vista de que a pesar de la resistencia seguían tan jodidos como siempre, hubo un debate interno y se cambiaron el nombre. Ahora son "Resistir y Vencer".
"Puede sonar como una diferencia semántica, pero es mucho más que eso', dice Rodríguez. Y pide que aparezca en la nota, porque aunque pocos lo sospechen, el camino que fue de "Resistir es Vencer" a "Resistir y Vencer" llevó años de esfuerzo.