Noticias
Moda
Gastronomía
Delicatessen
Blog
Tecnología
Espectáculos
Cultura
Empresas
Empresas y Negocios
Servicios Profesionales
diarios viejos

De putas por Palermo, cambio de de lugar

Home - Buscar - Empresas y Negocios - Servicios Profesionales - Moda en palermo
Arte / Fotografía
- Consultorio psicológico gratuito

6-5-2004

LOS LEGISLADORES PORTEÑOS AVANZAN EN LAS REFORMAS AL CODIGO DE CONVIVENCIA
Se Penará la oferta de sexo cerca de casas, escuelas e iglesias
Sólo estará permitida en zonas alejadas de los barrios, como la Costanera o los Bosques de Palermo.

OJO amigos, También será castigada la demanda.

El nuevo Código Contravencional porteño obligará a prostitutas y travestis, y también a sus clientes, a mudarse de las calles como Godoy Cruz, en Palermo. Establecerá como contravención el ejercer o demandar la prostitución en cercanías "de casas, escuelas y templos".


La Legislatura porteña ya tiene fecha de reunión para el jueves 20: en esa sesión se tratará la derogación de la actual ley 10 (Código de Convivencia) para alumbrar otro código que se llamará, a secas, "Contravencional".
El actual código, en su artículo 71, sanciona la oferta y demanda de sexo en los espacios públicos sólo cuando alteren la tranquilidad pública.

Según fuentes oficiales, se labraron alrededor de 600 mil actas contravencionales. Una tercera parte de ellas, correspondieron al ítem prostitución. Pero de esta cantidad, un 90% fue descartada por estar mal hechas.
Al resto, en tanto, le correspondió la sanción del "apercibimiento". Es decir, en la práctica, la actividad nunca recibió demasiadas sanciones y las que hubo, fueron "de palabra".

"El problema es que se generó una clientela contravencional: una misma persona era hasta cien veces apercibida por cometer la misma contravención; y esto ocurre mucho con la oferta de sexo en las calles", describió, Juan Carlos López, secretario de Seguridad porteño.


Por estos días la bancada macrista (23 votos heterogéneos), el Partido de la Ciudad (aliado del Ibarrismo) y los seis diputados del recientemente dividido bloque Unión para Recrear (la alianza Bullrich-López Murphy) están ultimando un proyecto de Código Contravencional. El Poder Ejecutivo presentó el propio a mediados del mes pasado.

La diputada Silva La Ruffa (bullrichista) integra junto a sus pares, el macrista (y peronista) Helio Rebot, y Julio De Giovanni (Partido de la Ciudad) una mesa donde se está afinando el proyecto. "Sobre la oferta y demanda de sexo en la calle, estamos manejando un criterio similar al del proyecto del Ejecutivo: tiene que estar prohibida esta actividad cerca de las viviendas, escuelas y colegios", adelantó La Ruffa. "Los vecinos deben estar tranquilos: imágenes como las actuales, en la calle Godoy Cruz, por ejemplo, se van a terminar".
Helio Rebot describió una situación objetiva: "Hay oferta y demanda de sexo en calles como Godoy Cruz o Garay, seguramente porque allí hay muchos hoteles alojamiento. Entiendo que debemos defender a los vecinos de una situación que los excede".

Rebot confirmó que en esta "mesa chica" se maneja el criterio de sancionar a la oferta de sexo en los barrios. Pero planteó una duda: "Hablar de 'proximidad', como dice el proyecto oficial, puede generar algunas confusiones y podríamos dejar la sanción a criterio del juez". Este apunte no suena antojadizo. Si en algo han coincidido oficialismo y oposición es en que el nuevo código debe contemplar penas precisas para cada tipo de infracción. El actual, en cambio, fija un menú de penas que se aplica a todas las contravenciones, según lo disponga el juez. Esto, coinciden unos y otros, conspiró contra la efectividad del código.
En el Gobierno agregan que también aportará efectividad en el control de las contravenciones la próxima creación de la Policía Comunitaria, que en principio integrarán 500 efectivos y que se ocupará de temas exclusivos de la Ciudad. Mientras se seguirá exigiendo a la Nación el demorado traspaso a la Comuna de los efectivos (y el presupuesto) de la Federal que actúan en Capital.


Sonia Sánchez es militante de AMAR, agrupación que defiende los derechos de prostitutas. Según ella, "el 90% de las prostitutas �se calcula que hay más de 10.000 en la Ciudad y unos 3.000 travestis�, dejaría ese trabajo si tuviese oportunidades". Además, agregó: "Los políticos siguen legislando sobre nuestras vidas sin conocernos. Esto apunta a crear una zona roja y ahí la prostituta queda prisionera de la policía y de los proxenetas. La solución es darles educación y trabajo a las prostitutas".

La norma actual también sanciona la demanda
Oferta de sexo en la calle estará prohibida cerca de casas y escuelas



La Legislatura porteña ya tiene fecha de reunión para el jueves 20: en esa sesión se tratará la derogación de la actual ley 10 (Código de Convivencia) para alumbrar otro código que se llamará, a secas, "Contravencional", El actual código, en su artículo 71, sanciona la oferta y demanda de sexo en los espacios públicos sólo cuando alteren la tranquilidad pública. Según fuentes oficiales, en los seis años de vigencia del Código actual, se labraron alrededor de 600 mil actas contravencionales.

------------------------------------------------------------------------
PROTECCIÓN DE LA SALUD EN EL MARCO DEL COMERCIO SEXUAL
El verdadero problema no es de forma sino de fondo

El Diputado Rodrigo Herrera Bravo, junto a Legisladores de otros bloques políticos de la Legislatura de la Ciudad, presentaron un proyecto de ley para atender, como eje principal, la protección de la salud en la oferta y demanda de sexo en la ciudad.
El proyecto presentado el viernes en la Legislatura porteña de autoría del diputado macrista Rodrigo Herrera Bravo, enfoca el fenómeno social de la prostitución haciendo eje en el cuidado de la salud y la prevención de enfermedades de transmisión sexual, cuya tasa de riesgo encuentra los más altos índices en esta actividad.
"Debemos entender que la prostitución existe, es la profesión más vieja del mundo, pese a miles de años de intentos de prohibirla. Ignorar este fenómeno nos ha llevado a desatender altísimos riesgos para la salud de vastos sectores de nuestra población, en especial los jóvenes”, expresó Herrera Bravo.
Las estadísticas estiman que en 2001 existían en la Ciudad de Buenos Aires diez mil (10.000) trabajadoras del sexo, pero la cifra creció notoriamente por la llegada de 3.000 travestís. Es decir, trece mil (13.000) personas en situación de alto riesgo, las cuales si en promedio mantienen cinco contactos sexuales por noche, contabilizan entonces la enorme cifra de 1825 contactos sexuales en un año cada una.
“En total, estamos hablando de más de 23 millones de contactos sexuales anuales de altísimo riesgo, ya que por la ausencia de control sanitario y profiláctico por parte del Estado, los mismos se producen en un marco de promiscuidad y falta de higiene propicios para la aparición de enfermedades infectocontagiosas, o lo que es peor, el virus del Sida,” agregó el justicialista Rodrigo Herrera Bravo, enrolado en el macrismo.
Una encuesta efectuada por el Instituto Superior de Ciencias de la Salud evidenció que la mayoría de los jóvenes se inicia sexualmente entre los 13 y 16 años, que el 69.72% no usa preservativos y que existe una marcada tendencia a pagar un precio superior por no usarlos.
Diputados de distintas extracciones políticas acompañaron este proyecto con su firma, en un gesto de transversalidad ante un tema más ligado a la necesaria respuesta a una realidad social que a las opiniones morales de cada partido

------------------------------------------------------------------------

NOTICIAS URBANAS - SERVICIO INFORMATIVO "AHORA" - 02/06/04
LAS PROSTITUTAS PUSIERON EN APUROS A MACRI
El presidente de Compromiso para el Cambio se vio en aprietos cuando, el
martes por la noche, un grupo de representantes de la Asociación de
Meretrices lo cuestionó públicamente por las reformas que, desde su partido,
se proponen al Código de Convivencia. El hecho sucedió cuando finalizaba una
conferencia de prensa que Mauricio Macri dio en la Manzana de las Luces para
presentar dos proyectos relacionados con la educación pública
Por Enrique Colombano
Mauricio Macri finalizaba su discurso en el auditorio de la Manzana de las
Luces sin inquietarse, a pesar de que frente a él y en silencio, un grupo de
prostitutas había desplegado carteles contra la reforma del Código
Contravencional. El motivo de la conferencia de prensa a la que había
llamado era la presentación pública de dos proyectos legislativos que tenían
por objetivo regularizar la situación salarial y previsional de los
docentes. Todo acababa de salir de manera aceptable. Tal vez la convocatoria
no resultó la esperada, pero los discursos pronunciados habían sonado
sólidos.
De repente, una representante de AMMAR, la asociación de meretrices, tomó la
palabra y lo increpó duramente por las reformas planteadas al Código de
Convivencia, y, en especial, por un proyecto del diputado Helio Rebot,
integrante del bloque macrista, que plantea recluir el trabajo sexual
callejero en determinadas zonas. "Su partido quiere poner zonas rojas donde
nos van a explotar más los proxenetas y los policías", le espetó la
prostituta al ingeniero. Luego lo acusó de no escucharlas y de plantear
soluciones sin saber lo que era la prostitución callejera. "Para mí la
prostitución no es un trabajo, es una actividad que me ayuda a sobrevivir
pero que me avergüenza. Y no quiero ir más presa, ¿me entiende?", añadió la
mujer, para luego reclamar que se les otorgaran espacios a las asociaciones
de prostitutas que promueven microemprendimientos como forma de erradicar la
prostitución.
Acto seguido, la dirigente travesti Luana Berkins -ex asesora del diputado
(MC) Patricio Echegaray, le recordó a Macri que "la Argentina es firmante
del abolicionismo y se comprometió a abolir la prostitución, por lo que no
se puede reglamentar ni prohibir. ¿Por qué ustedes no implementan el
abolicionismo y le exigen al estado que haga como hicieron países
abolicionistas de crear refugios y condiciones concretas para la
erradicación de la prostitución?"
A esta altura Macri estaba más que incómodo y alguien a su lado le preguntó,
en voz baja: ¿Qué hacemos? ¿Nos vamos?" A su vez, la diputada Paula Bertol
le susurraba a Rebot que les contestara a las prostitutas que las había
invitado a su despacho para discutir las reformas al Código, pero que se
habían negado a ir.
"Ustedes no quieren dialogar -continuó monologando Berkins-. Y hablando del
tema de la educación, les recuerdo que las travestis no podemos ir a los
colegios porque somos expulsadas". Después criticó, ella también, la idea de
las zonas rojas.
Una vez que terminaron de hablar, Macri, intentando no perder la calma, les
agradeció el hecho de que hubieran esperado a la finalización de los
discursos para exponer sus ideas y coincidió con Berkins en que las
travestis "deberían tener la posibilidad de asistir a los colegios públicos,
porque todo tipo de discriminación es malo".
Luego defendió las reformas al Código Contravencional, diciendo que "se hizo
una audiencia pública para fijar posiciones". "Donde el 90 por ciento se
mostró en contra de las reformas y el jefe de Gobierno la guardó en el
bolsillo", lo interrumpió Berkins, dejándole servida la respuesta a Macri,
que la aprovechó: "De esa actitud se tiene que hacer cargo Ibarra. Nosotros
tenemos una posición: no queremos prostitución en la calle, sólo puertas
adentro. Y haremos lo posible para que sea así. Tampoco queremos zonas rojas
porque creemos que hoy no hay garantías", añadió, ignorando el proyecto del
diputado Rebot, que optó por callarse y, a pesar de su enorma estatura,
pasar desapercibido.

-----------------------------------------------------------------------

por   Antonio Elio Brailovsky
 
Queridos amigos:
 
Como ustedes saben, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires está estudiando las modificaciones al Código Contravencional, en vistas al fracaso del Código vigente. El tema casi excluyente parece ser el de la oferta de sexo en la vía pública, como si no existieran otras conductas que pueden afectar la convivencia en una gran ciudad como la nuestra.
 
La paradoja es que se han labrado miles de actas por contravenciones, casi todas por cuestiones de sexo, sin que ninguna de ellas haya generado una sanción efectiva. La única sanción aplicada ha sido el apercibimiento, lo que equivale a decirle al infractor "Eso que Ud. hizo está mal, no lo haga más", y repetírselo decenas de veces, cada vez que se le vuelve a labrar un acta por la misma infracción.
 
Pero, por supuesto, el sexo no es lo único que pasa en una Ciudad. El Código Contravencional debería incluir, por ejemplo:

Sanciones para las contravenciones bromatológicas, un tema en el cual existen proyectos presentados, que no sabemos si se van a incluir en el texto que finalmente se apruebe. Por supuesto que esto requiere de un sistema confiable de control bromatológico y sabemos que el de la Ciudad adolece de fallas importantes.

Sanciones para las contravenciones ambientales, un tema sobre el cual se ha hablado oportunamente, pero sin resultados hasta ahora. La próxima Ley de Aire y de Ruidos (que la Legislatura está estudiando) tiene, obviamente, que incluir sanciones para quienes produzcan humos negros o ruidos insoportables. Los vecinos de los boliches bailables, las personas que soportan durante años las vibraciones de una fábrica sin que la autoridad haga nada por evitarlas, saben de qué estamos hablando. El lugar para colocar esas sanciones es el Código Contravencional.

Sanciones para las contravenciones contra el patrimonio cultural. Sucede que la Legislatura aprobó a fines del año pasado una Ley Marco para la Protección del Patrimonio Cultural, que se supone protege nuestros edificios históricos. Sin embargo, los Diputados de ese momento no pusieron ninguna sanción para quienes dañaran los bienes culturales que esa Ley protege. No necesito recordar que sin sanciones, esa protección es inútil y meramente declarativa. Los Diputados pidieron al Ejecutivo que redactara un proyecto de sanciones y se los enviara. Más allá de considerar que ésa es función del Poder Legislativo y no del Ejecutivo, si esas sanciones se aprueban, su lugar es claramente el Código Contravencional.
Pero el tema del sexo no sólo nos ha hecho perder de vista los otros problemas, sino que parece también habernos hecho perder el sentido común,  ya que está circulando un proyecto de dictamen que prohibiría la oferta de sexo en las proximidades de colegios y viviendas. Tal como señala el Diario Clarín del 6 de mayo, eso significa crear una zona roja en un sitio deshabitado. Que es precisamente el Parque

3 de Febrero, también llamado de Palermo.
 ¿Se vuelve a pensar que un espacio verde es un espacio vacío?
 
La descripción que el Gobierno de la Ciudad hace de ese parque debería disuadir a quienes piensan que los problemas sociales pueden solucionarse sacrificando los espacios verdes y transformándolos en una zona roja. Dice la página Web del Gobierno de la Ciudad:
 
El Parque 3 de Febrero en el barrio de Palermo constituye el gran espacio verde de la ciudad. Con la parquización del área del célebre paisajista Carlos Thays, en la década de 1890, esta zona quedó configurada por frondosos árboles, hermosas esculturas, perdidos senderos, perfumados jardines y un magnífico espejo de agua.

Entre los principales atractivos para visitar figuran:
* Jardín Zoológico. Casi 2 millones de personas concurren a este pintoresco paseo por los magníficos pabellones que albergan una importante variedad de animales, cuyo estilo arquitectónico guarda estrecha relación con la procedencia de los mismos.
* Jardín Botánico. Son las ocho hectáreas más íntimamente bucólicas de la ciudad de Buenos Aires, intimidad que contrasta con el torrente de tráfico que converge en la aledaña Plaza Italia. El arquitecto paisajista francés Carlos Thays hizo del Jardín Botánico su obra cumbre. Pero el Botánico sorprende aún más al descubrir las esculturas que allí se encuentran. Originales o reproducciones, esos bronces y mármoles instalados en la frescura de las fuentes, o con un mágico verde vegetal , constituyen uno de los paisajes más estéticos de la ciudad.
* El Jardín Japonés es un paseo que recrea la belleza y poesía de los jardines orientales. Plantas, flores, puentes y cascadas se combinan en sutiles y agradables rincones creando un clima de colores y perfumes. Para los más pequeños, la atracción está en los puentes y en el lago, donde se pueden ver los coloridos e inquietos peces "Carpa", traídos originalmente de Japón.
* El Rosedal, el Jardín de los Poetas y el Patio Andaluz son otros de los interesantes rincones de este sector.
 
La idea de transformar en zona de prostitución a uno de los sitios más valiosos de nuestro patrimonio urbano refleja una desconcertante falta de visión de nuestros representantes y nuestras autoridades. Está claro que ceder a la prostitución el Parque 3 de Febrero es mucho más que un error grave. Es el absoluto desconocimiento de lo que es una ciudad y del rol de las diferentes funciones urbanas.
 
Duante años, hemos tratado de evitar que se cedieran partes de ese parque de jerarquía internacional a los diferentes clubes y asociaciones que tenían acuerdos políticos con los gobiernos de turno. Sorprende que ahora se quiera entregar el parque entero a una actividad que no merece este tipo de promoción.
 
Vale la pena que reflexionemos sobre las implicancias de un sistema político que no puede percibir lo que significa el espacio público.
 
En esta entrega ustedes reciben un texto sobre el rol social de los espacios verdes, de la conocida especialista Sonia Berjman.
 
El sexo (por amor o por dinero) es una actividad privada. No tiene nada que hacer en los espacios públicos.
 
Un gran abrazo a todos.
 
Antonio Elio Brailovsky
 
 
 
¿Y si mantuviéramos el sexo sólo en los espacios privados?

EL ESPACIO VERDE PÚBLICO

Por Dra. Sonia Berjman

Para su equilibrio, la ciudad construida (llena) necesita espacios abiertos (vacíos) que como remansos en la diversidad nos permitan incorporar la necesaria amplitud: ambos son términos indispensables para lograr un todo armónico.
"Para que sirve ese espacio vacío? Quizás para tener esa placentera sensación de toma de distancia con el mundo cotidiano de la ciudad (...) ¿Para que sirve el silencio entre las palabras? ¿Para que sirve el intervalo del sueño? En fin, para simplificar, digamos que el vacío es parte indispensable de la vida misma."
Con el transcurso del tiempo, a medida que vamos percibiendo el vacío como presencia le vamos otorgando significado, lo vamos llenando de espacio, lo creamos como referencia y con él nos relacionamos, tal como lo ha expresado Breyer.
Esos espacios libres públicos, de propiedad comunal, pueden ser verdes o no. Entre los primeros tenemos las plazas, plazoletas, canteros, bosques, bulevares. Entre los segundos, los campos de deportes, baldíos, encrucijadas de tránsito, atrios religiosos y civiles, estacionamientos para vehículos, el sistema circulatorio en general.
Los objetivos principales de la existencia misma de los espacios verdes públicos se dirigen a cumplimentar nuestras necesidades básicas de higiene (pulmones de la ciudad), de goce estético y deportivo (recreación), de vida de relación (grupos sociales diversos).
"Espacio abierto que puede ser espacio verde cuando el material vegetal está presente y es principal componente. Espacio verde, entonces, caracterizado por su dinamicidad, su variación a lo largo del año y su evolución prolongada en el tiempo..."
Aunque un espacio verde – en términos generales – abarca desde un cantero a un bosque, contemporáneamente se considera que los niveles necesarios pueden establecerse en patios (referidos a la manzana), plazas (referidas al barrio), parques urbanos (referidos a la ciudad) y parques metropolitanos (referidos a la región).
No hay duda de que la palabra plaza es la que más nos apela como habitantes de una ciudad estructurada por barrios que están directamente relacionados con su escala. Como primera aproximación, podemos definirla como un "lugar espacioso rodeado de casas, en el interior de un poblado", y cuando además "es un lugar arbolado de cierta extensión para caza o para recreo" tenemos un parque. A la inversa, cuando es de reducida superficie, que resulta del trazado de calles o avenidas y que se deja libre por necesidad del tránsito, estamos frente a una plazoleta, que no es lo mismo que placita (diminutivo de plaza).
A mediados del siglo pasado, se definía a una plaza como un "local más o menos ancho, mas o menos espacioso, dentro de las poblaciones, donde se venden géneros comestibles y de otras clases, se tiene el trato común de los vecinos y comarcanos, se celebran ferias, mercados, fiestas públicas".  Hoy, para nosotros, debe "tener como complemento jardines y árboles, además de asientos para solaz y descanso, por ser un paseo público". Ambas definiciones contienen un punto común de partida: el espacio libre dentro de la ciudad, al que venimos de caracterizar y que podemos graficar como el negativo de la trama.
La arquitectura paisajista, conformada con el aporte de varias vertientes (horticultura, botánica, jardinería, historia, sociología) es la que se ocupa de dar forma y color a esos espacios vacíos, y por ende, a darles significación. "La forma, al definir al espacio, da existencia cultural al entorno."
Los rasgos de la arquitectura paisajista combinan, como en ninguna otra disciplina, aquellos provenientes de la ciencia con los de un arte múltiple y temporal. El paisajismo produce, mediante una materia biológicamente viva, situaciones en continuo cambio en las que lo simbólico adquiere una importancia esencial, principalmente para volver a instaurar la fascinación de la idea del paraíso terrenal, del Jardín del Edén. Contemporáneamente, debe devolvernos el sentido mágico y misterioso del origen, al que nosotros sumamos en forma colectiva e individual los contenidos de la vida cotidiana y las significaciones propias de nuestro tiempo.
Este arte público se realiza por medio del Estado con los fondos públicos, es decir comunes y aportados por todos, con el objeto de que todos los habitantes disfruten del bien general. Su nacimiento, durante el siglo XIX en Francia, estuvo ligado al del nuevo arte de construir la ciudad, y al surgimiento paralelo del tiempo libre dentro del proletariado industrial, factores que se conjugaron en la aparición del parque público como necesidad urbana y social.
"El jardín público debe su existencia y su desarrollo a una conjunción de innovaciones científicas, políticas y jurídicas (...) La teoría arquitectónica se pone de acuerdo con la medicina, la filosofía social y el derecho para establecer la primacía del espacio público sobre el espacio doméstico y le confiere desde entonces la misión de sanear y embellecer la ciudad enferma de sí misma..."
En nuestra ciudad, el trayecto que va desde el primitivo asentamiento hasta la multitudinaria metrópolis de hoy, fue arduo, lento, con idas y venidas. La relación con la naturaleza se dió de manera dual: primero se trató de dominarla, y cuando se lo hubo conseguido, se trató infructuosamente de reconquistarla. Cuatro siglos se invirtieron en este camino al que ahora se necesita imperiosamente tratar de revertir para lograr una relación más fluida del hombre con el entorno natural.
La plaza, el parque, el espacio verde público, han acompañado ese proceso en distintos roles y con distintos objetivos, lo que se tradujo en la instauración consecutiva de diferentes modelos que plasmaron desigualmente nuestras necesidades (reales o transplantadas) pero que poco a poco fueron asumidos por una sociedad que hoy los considera como propios, formando ya parte indisoluble de la memoria colectiva.
(El texto completo de Sonia Berjman (incluyendo las referencias bibliográficas) puede consultarse en:   

www.paisajismoargentino.com/espacioverde1
Todas nuestras informaciones pueden reenviarse, reproducirse o publicarse libremente sin necesidad de autorización previa. Para darse de alta en nuestra lista y recibir nuestros boletines: [email protected]
Si no desean seguir recibiendo nuestras informaciones, no me escriban a mí sino que envíen un mail en blanco a [email protected]
Mi teléfono particular es: 4957-3465.  El celular es: 154-413-9389. El correo electrónico de mi casa es: [email protected]

[email protected]------

LA YUNTA IBARRA-MACRI-BULLRICH QUIERE
OPINA EL PARTIDO OBRERO por Nora Biaggio


La explotación capitalista de la prostitución


El proyecto de derogación del Código de Convivencia, para dar a luz un nuevo Código Contravencional, apunta expresamente a establecer las "zonas rojas"y a crear la Policía Comunitaria.

En lo referente a la prostitución, se ha formado una santa alianza de los legisladores de Ibarra, Macri, Bullrich y López Murphy. Propagandizan su "preocupación"de que la "oferta de sexo"se haga lejos de las viviendas, escuelas y colegios, y proponen llevarla a zonas alejadas como la Costanera o los Bosques de Palermo.
Los "representantes"toleran la prostitución, pero la quieren en saunas, hoteles y casas de masajes, para convertirla en un negocio del capital. Además, como lo denuncia Sonia Sánchez, de Amar (organización por los derechos de prostitutas y travestis), la creación de zonas rojas convierte a las prostitutas en prisioneras de la policía y de los proxenetas. En la ciudad hay más de 10.000 prostitutas y 3.000 travestis.

Se busca una explotación en los términos capitalistas, con ritmos, horarios, jornada de trabajo establecida y obligatoria.


El capital no vacila en asesinar para imponer el encierro y la explotación. No olvidemos los asesinatos de prostitutas en Mar del Plata, que actúan como una advertencia a las que se salen del negocio organizado; o el de Sandra Cabrera de Rosario, dirigente sindical de CTA, que denunció los negocios de la policía con la prostitución.

La prostitución tiene un claro vínculo con la falta de trabajo. La oferta sexual nos coloca ante una mayor degradación de la mujer dentro del capitalismo. Sonia Sánchez declaró a Clarín que el 90% de las prostitutas y travestis dejaría este trabajo si tuviera otras oportunidades.

___________________________________________________________



Crisis en el cine adulto
Más actores porno infectados con HIV

Ya son cuatro los actores porno estadounidenses infectados por el virus del HIV, según reportaron autoridades sanitarias de ese país. Esto paraliza a una industria que mueve miles de millones de dólares y es fuente de trabajo para los técnicos de Hollywood. Estudian el uso obligatorio del condón.
Un cuarto actor pornográfico ha dado positivo para el virus del HIV y se ha sumado a un brote que obligó a los productores a suspender la filmación de ese tipo de películas, según una organización que auspicia análisis médicos para detectar ese virus en los actores del cine para adultos.
El actor, un transexual conocido como "Jennifer", fue diagnosticado el martes en un caso que no pareció vinculado con tres casos previos, según una declaración de la Fundación para la Atención Médica en la Industria de Entretenimiento para Adultos (AIM, según siglas en inglés).
Dos de los actores que hicieron el amor con Jennifer en la pantalla han dado negativo para el virus desde su último encuentro sexual con el actor el 27 de febrero. Jennifer no ha trabajado en la industria, de modo que la fundación considera que el caso es aislado.