Noticias
Moda
Gastronomía
Delicatessen
Blog
Tecnología
Espectáculos
Cultura
Empresas
Empresas y Negocios
Servicios Profesionales
diarios viejos

Palermo Hollywood
Se trata de una "opera prima" protagonizada por Matías Desiderio y Brian Maya. Cuenta las experiencias de unos días muy especiales para dos amigos que viven en esa zona porteña de gran auge.  

diarios viejos

Ver más notas relacionadas

República Argentina, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Barrio de Palermo - Palermo
15/10 del 2004

Aparecen en "Palermo Hollywood" la película de Eduardo Pinto que se estrenará mañana
  Dos ladrones en un barrio "fashion"
 
 
Se trata de una "opera prima" protagonizada por Matías Desiderio y Brian Maya. Cuenta las experiencias de unos días muy especiales para dos amigos que viven en esa zona porteña de gran auge.    
 
Entre los estrenos de esta semana se destaca un título nacional. Se trata de "Palermo Hollywood", el debut en el largometraje de Eduardo Pinto, un reconocido director de videoclips, quien pone en pantalla una historia escrita por Brian Maya y Federico Finkelstain.
Vale decir que Maya, además, presta su rostro para el papel principal, Mario, y es, a la vez, el productor del filme.
La trama de "Palermo Hollywood" está ambientada en este enclave de la ciudad de Buenos Aires, una zona que en los últimos años se ha convertido en centro de perigranje para miles de porteños y visitantes en busca de restaurantes y bares "fashion".
Pero alrededor de esta marea humana, en el barrio sobreviven seres ajenos a esa realidad, ya que este país devaluado los ha obligado a mirar la prosperidad de unos pocos desde la vereda.
Es por eso, quizás, que Pablo (Matías Desiderio) eligió un camino peligroso para conseguir plata para su familia, conformada por su padre "tachero" y su pareja e hija. El se dedica a los robos en el barrio.
Su cómplice es su mejor amigo, Mario (Brian Maya), un chico que si bien no es de Palermo Hollywood, ha convertido a las calles y plazas de la zona en su hogar, ya que en su casa de Belgrano, donde viven su padre político (acusado de corrupción), su madre y su hermana, nadie parece entenderlo.
Mario y Pablo, entonces, se han convertido en los "dueños" del barrio, capaces de entrar a robar en casas particulares, vender droga en boliches y pasearse con total tranquilidad porque saben que cuentan con protección: la que le brinda Stevie (Edgardo Nieva), el dueño de un prostíbulo que supo granjearse la complicidad policial.
UN SECUESTRO EXPRES
Todo parece marchar con "normalidad" para esta dupla. Hasta que la situación se comienza a desmoronar a raíz de dos hechos puntuales.
En el primero, Pablo y Mario son utilizados como mano de obra para un "secuestro exprés" que termina mal. Pablo no quería saber nada, pero se dejó arrastrar por su compinche. Y ahora sufre las consecuencias: persecución policial y el saberse perdido.
Con respecto al segundo problema, se refiere a la relación que Mario comenzó con Julieta (Manuela Pal), hermana de Pablo, una chica "prohibido tocar" para cualquier conocido de su hermano. Es por ello que los amigos también se enfrentarán entre sí, resquebrajando su relación hasta un dramático final.
"Palermo Hollywood" promete ser una película interesante, con argumento, "a priori", atractivo, tanto por sus personajes como por la zona en que se desarrolla. Habrá que esperar a mañana para conocer el resultado.

La enciclopedia del cine de Ephraim Katz define de esta manera a una película explotaition: “Hecha con poca o ninguna atención a la calidad o al mérito artístico sino con un ojo puesto en una ganancia rápida, usualmente gracias a técnicas de promoción que enfaticen algún aspecto sensacionalista”. Si bien semejante descripción parece encajar hoy con la mayoría de las películas de Hollywood, hacia mediados del siglo pasado esos productos eran realizados por fuera de la industria para escapar de la censura de los estudios. La historia del cine kitsch puede celebrar la existencia de subgéneros como el blackxplotaition o el sexplotaition, y ahora el cine argentino bien puede sumar a partir del descarado estreno de algo llamado Palermo Hollywood un género que bien se podría denominar palermoxplotaition. A Eduardo Pinto todo le viene bien para aprovechar en su película, desde la fascinación por el lado más glamoroso de Palermo hasta la inseguridad, pasando por el consumo juvenil de drogas, la oferta de travestis y prostitutas, cacerolazos, murgas barriales y la birra de la esquina. Todo tiene lugar en un producto que le reserva a Palermo Hollywood un sitio paisajístico, como quien filma una película de los Parchís en la Puna de Atacama. Incapaz de narrar su trama de telenovela, salvo por los exabruptos orales de sus protagonistas, el film exhibe toda una gama de recursos estético-visuales sólo por el gusto de exhibirlos. Con una incómoda fotografía, cruda y artificial a la vez, Palermo Hollywood aparece como una película tan perdida como sus protagonistas en sus peores momentos narcóticos, que ostenta sus personajes femeninos como objetos (sólo capaces de reclamar, además) y que no le hace asco a ningún golpe bajo, como lo demuestra un epílogo que confirma que se trata de un trabajo realizado “con poca o ninguna atención a la calidad o al mérito artístico”.

diarios viejos



 

PUBLICIDAD EN PALERMONLINE

Programas para Publicar Publicidad en el Portal del Barrio de Palermo.

Publicar en la Guía de Palermo