Noticias
Moda
Gastronomía
Delicatessen
Blog
Tecnología
Espectáculos
Cultura
Empresas
Empresas y Negocios
Servicios Profesionales
diarios viejos

Entrevista a Marlene activista trans

Nosotras usamos la palabra trans, que de todo lo que anda dando
vueltas es lo que más nos identifica. Trans viene de transgénero y
significa transgredir el género, del femenino al masculino y al revés.

Hoy la prostitución es la única manera que los trans encuentran para
construirse. La familia no te va a decir “adelante, sé como sos”. Puedo
decir que me gustaría ser abogada, ser médica, pero primero quiero ser,
para después crecer en lo profesional, en lo social.

diarios viejos

Home - Buscar -


Empresas y Negocios de Palermo
-
Palermo Servicios Profesionales
-
Moda en palermo

Arte / Fotografía
-
Consultorio psicológico gratuito
-

APRENDE MACRAME Y ARTE TEXTIL



Géneros, Cuerpos y Libertad.

Marlene es activista trans. Es una trabajadora, es una militante pero
por sobre todo es lo que quiere ser. Queríamos hacer una nota sobre la
aceptación de las travestis en tanto producto televisivo asexuado
mientras se las niega, silencia y reprime cómo sujeto social. La entrevista
que nos dio Marlene dice mucho más de lo que nosotros podíamos decir.
Elegimos dar la voz de Marlene sin nuestra mediación. Sin el silencio que
se les impone muchas veces.

¿Crees que el boom de los travestis en la TV sirve para un acercamiento
con la sociedad, para una mayor aceptación, o sólo neutraliza el
rechazo social y los conflictos que producen?

Creo que a partir de lo que se ve en televisión queda una resaca, un
residuo que cuestiona, que hace pensar a la gente, pero el tema es en qué
sentido o desde qué punto empieza a pensar la gente. Y si lo hace por
ejemplo desde programas como Los Roldán con el personaje de Florencia de
la V, viéndola como una travesti asexuada, que no tiene relaciones con
sus pares. Salvo con el personaje malo, que parece que esta bien que le
suceda esa bajeza de enamorarse de quien no sabe que es travesti.
Aparece así como un personaje asexuado, que no tiene características
singulares, salvo los estereotipos que vienen de aquellos que le caben a la
femeneidad entera, de ser frívola, compradora compulsiva, familiera.
Entonces el personaje de Florencia es tranquilizador, porque muestra que es
travesti, que puede convivir, pero siempre oculta, nunca demuestra
intenciones sexuales con el entorno, va a ser la mujer que no tiene
intereses propios, deseos propios, que no tiene una sexualidad propia y que no
es exigente, no exige placer, no exige respeto.
La gente que mira este tipo de programas nunca va a encontrar en la
calle a ese personaje que ven en la tele: que es glamoroso, que se codea
con gente bien. Nunca se va a chocar en su barrio con una persona así.
Entonces no van a aceptar al sujeto real y concreto, en realidad lo
siguen viendo como una amenaza para los maridos, para los hijos. No aceptan
al sujeto que plantea que las cosas no siempre son como parecen, que el
orden establecido es un orden impuesto, y  que no hay mujeres y varones
lisos y llanos, sino que todos vamos transitando diferentes partes
masculinas y femeninas. Lo que quiero decir es que no ven al sujeto que se
está cuestionando todo el tiempo un montón de cosas, que en general la
gente se traiciona a si misma como sujeto al no aceptar al otro. No ven
a ese sujeto que dice no me importa nada, no me importa que haya reglas
religiosas, reglas civiles y sociales, yo hago mis propias reglas, yo
negocio con los demás sujetos en forma instantánea, yo digo sos mi
amiga, sos mi compañera, sos mi amante.
Lo que existe está dado de una determinada manera, cuando una mujer
dice “soy mujer”, esta diciendo lo que otros han dicho, la palabra mujer
ya está establecida y es muy difícil quitarle la carga simbólica que
lleva. Cuando una mujer quiere independizarse y ser sujeto en igualdad de
condiciones con la hegemonía masculina, en realidad nos parece a
nosotras que debe des-identificarse de la palabra mujer o plantearse
seriamente el deconstruir la palabra. Nos ha llevado mucho tiempo de
militancia, pero intentamos hablar con distintos sectores sociales y hemos
descubierto que esa fórmula de decir soy una mujer en el cuerpo de un hombre
no nos cabe, no nos representa. No hay palabras en el lenguaje que nos
represente, entonces  decimos: creemos otras palabras. La palabra
travesti no nos va, eso de la idea de apropiarse del insulto y
resignificarlo, nosotras usamos la palabra trans, que de todo lo que anda dando
vueltas es lo que más nos identifica. Trans viene de transgénero y
significa transgredir el género, del femenino al masculino y al revés.

¿Se consideran un tercer género?

Pensamos que en un sentido sí. En esta trampa del lenguaje tenemos que
definirnos de acuerdo a especificidades. Por ejemplo, hace millones de
años el hombre dijo “no matarás”, después lo tomó la religión, cuando
uno dice “no matarás”, me imagino que tiene la orden interna de no
matar, y no matar a nadie, a nada, no tiene porque especificar, no matarás a
tu hermana, a tu amigo. Entonces cuando hablamos de género en realidad
deberíamos hablar de género humano, y no tener que estar declarando
tantas especificidades que en definitiva lo único que hace es seccionar y
encuadrar a la gente. Todos somos inclasificables, todos tenemos una
visión particularísima de lo que es ser persona. Así creo que en
cuestiones tan estrictas como lo biológico, hay tres sexos, varón, mujer e
intersexuales, los cuales la ciencia quiere mostrar como anormales, como
monstruosidades. Son particularidades con las que venimos y en tanto no
impidan el desarrollo del organismo normal no tenemos porque pensar que
somos anormales. Y así, están los varones heterosexuales, las mujeres
heterosexuales, las lesbianas, los gays. Estos son entre las minorías
sexuales los que más sufren la cuestión de la segregación, lo reprimido,
ya que tienen como objetivo pertenecer a  la establecido, ellos quieren
ser varones que aman a otros varones y decir que no tienen porque
identificarse ni tener nada particular, y entonces se mimetizan con los
heterosexuales y en algún punto disfrutan de sus relaciones sexuales de una
manera mentirosa, vergonzosa; las ocultan. Nosotras pensamos que si sos
gay o sos lesbiana, tenés que manifestarte e identificarte como tal, en
definitiva es ser y desarrollarte como sos.
En determinado sentido acaparar cosas, acaparar conocimientos,
técnicas, es ser rico, es ser culto. Ahora cuando uno tiene muchos puntos de
vista y experiencias sexuales, ahí empieza a ser promiscuo, no es culto
sexualmente, sino promiscuo.
Deberíamos ser una cultura capaz de educar en sexualidad, en deseo, en
placer; para poder desarrollarnos de mejor manera. El hombre debe
aprender a manejar su cuerpo, su máquina biológica, debe aprender a
relacionarse con el otro y a aceptar las diferencias, para luego tener otros
conocimientos sobre el mundo. En la medida en que aceptemos las
diferencias, vamos a tener más libertad para poder aceptar las propias y crecer
cada uno con sentimientos particulares y no enmascarado para con los
demás.
La educación es básica en este sentido, son los niños los que deben
plantear qué quieren aprender y el educador el que proporcione una
herramienta. No debe imponer el conocimiento, sino ver cómo quiere
desarrollarse esa criatura, mostrándole el mundo, mostrándole ventanas para que
abra o cierre y ver si les gusta o no, concepción fundamental de la
educación popular y la educación del arte. En cuanto a la educación sexual,
hablar de estos temas no es hacer apología del travestismo y de la
homosexualidad, sino que  es un derecho del niño el conocer el mundo,
conocer todas las opciones. El niño está capacitado para entender en cada
momento muchas cosas, según la edad y la evolución, y así no les tiene
que dar miedo de aprender a conocer cómo son, saber manejar su cuerpo, su
vida para así poder elegir.
Tenemos que cambiar las prioridades y educar sujetos. Debemos darles
las herramientas para que se desarrollen de manera flexible, para que
elijan, y para que aprendan a aceptar al otro como es.

¿Crees que el travestismo tiene un relato social al cual adherir y
defender para llegar a un  cambio de pensamiento en la sociedad?

Estamos en vistas a, pero no hay un relato social travesti o trans en
Argentina y lamentablemente tampoco a nivel mundial.
Cada una de nosotras somos la primera que llega al mundo, hasta que
encontramos a nuestros pares, pero no tenemos un registro histórico de
ellos. Todas las que han muerto fueron a parar a estadísticas como varón,
las que han escrito lo han hecho como varón, si se es un buen
historiador se podrían rastrear personas que hayan sido trans, hay algunos
elementos para ver, pero no es algo cotidiano para nosotras, nos está negado
desde la escuela, nos está negado este derecho a educarnos en lo
queremos ser, nos está impuesta una cultura heterosexual, lo que se muestra
de nosotras es que somos anormales, que no estamos dentro de las reglas,
por lo tanto somos  lo que no se debe aceptar, esto es muy difícil de
cambiar.
No nos podemos construir en sentido evolutivo, no podemos avanzar
respecto de los errores de otras. Cuando llegamos a la adolescencia y
conocemos pares, éstos nos muestran la máscara generalmente idílica de lo que
es el travestismo, de lo que han pasado para sostenerse de la
exclusión. Y así una se esconde en una visión de que las otras travestis son
exitosas, que gozan de la prostitución, que viven transformando su cuerpo
sin ningún precio a pagar. Ninguna te muestra las consecuencias de las
cirugías, las ves de noche hermosas y con plata. Entonces como historia
de generaciones, nosotras no veíamos el fracaso de las otras. Hoy lo
vemos un poco más porque el proceso es más rápido, niñas travestis vienen
a los 12 o 13 años a prostituirse a Capital Federal y se encuentran con
travestis de 35 o 40 años ya hechas pelota por la noche, la
prostitución y la opresión en general.

¿Por qué la prostitución aparece como la única forma de llegar a ser lo
que quieren ser, como la única salida posible?

Hoy la prostitución es la única manera que los trans encuentran para
construirse. La familia no te va a decir “adelante, sé como sos”. Puedo
decir que me gustaría ser abogada, ser médica, pero primero quiero ser,
para después crecer en lo profesional, en lo social.
Pesa mucho la idea de la mujer linda y atractiva. Y el peso es mucho
más grande cuando ves que el otro te está viendo siempre primero como
varón, y ahí tener que transgredir ese cuerpo, y hacerle ver que no sos lo
que piensa que sos. No sos un varón, no sos un macho dominante, un
macho que penetra; tenés que convencerlo primero desde la estética. Por lo
tanto la situación es expulsiva de la familia, de los amigos, de la
sociedad, tenés que irte, tenés que huir hacia un lugar donde poder
desarrollarte o por lo menos que no te persigan, son muchas presiones juntas.
La prostitución surge así como la única alternativa, además de la
delincuencia, que te da sustento económico, lo único que te da pasaporte de
vuelta a tu hogar es lo económico. Porque los problemas que se te
plantean, con la policía, con los institutos de menores, lamentablemente los
solucionas con dinero, y cuando sos una criatura, con sexo. Cuando hay
otro adulto, no importa si sos nene o nena, hay como una libertad que
da para abusar del niño marginal que lo puede todo.
__________________________________________________


/font>



 

PUBLICIDAD EN PALERMONLINE

Programas para Publicar Publicidad en el Portal del Barrio de Palermo.

Publicar en la Guía de Palermo