Noticias
Moda
Gastronomía
Delicatessen
Blog
Tecnología
Espectáculos
Cultura
Empresas
Empresas y Negocios
Servicios Profesionales
diarios viejos

El director general de Rentas ALEJANDRO OTERO dijo entre otras cosas que "La Ciudad tiene una ventaja: no necesita mayor presión fiscal, por lo que se puede permitir el lujo de redistribuir la carga tributaria y resolver el problema de la inequidad."

diarios viejos

Home - Buscar -


Empresas y Negocios de Palermo
-
Palermo Servicios Profesionales
-


APRENDE MACRAME Y ARTE TEXTIL
Moda en palermo
Arte / Fotografía
-
Consultorio psicológico gratuito
-

29-11-2004

------------------------------------------------------------------------
NOTICIAS URBANAS - SERVICIO INFORMATIVO "AHORA" - ENTREVISTAS - 29-11-04
------------------------------------------------------------------------
ALEJANDRO OTERO: "HAY QUE CAMBIAR EL MÉTODO DE VALUACIÓN FISCAL DE LOS INMUEBLES"

El director general de Rentas habló de la necesidad de registrar las variaciones
de mercado en la valuación fiscal de los inmuebles. También explicó de qué se
trata el Primer Centro de Administraciones Tributarias Subnacionales,
recientemente creado en conjunto con la Provincia de Buenos Aires. Allí esperan
incorporar a los fiscos subnacionales del país y del exterior
Por Enrique Colombano

NOTICIAS URBANAS: - La Ciudad acaba de constituir un foro que, de alguna manera,
es un correlato a nivel subnacional del Centro Internacional de Administraciones
Tributarias (CIAT). ¿Cuáles son sus objetivos principales?
ALEJANDRO OTERO: - Con la Provincia de Buenos Aires firmamos el 28 de octubre
una carta de intención para constituir el Centro de Administraciones Tributarias
Subnacionales, que aspira a convertirse en un espacio permanente de reflexión,
intercambio de experiencias, fortalecimiento institucional y discusión de las
temáticas propias de las administraciones tributarias subnacionales. Porque
éstas nunca fueron, históricamente, objeto de atención ni por parte de la
academia ni de los centros de investigación y, te diría, tampoco por parte de
los equipos técnicos vinculados a la política. Y esto tiene que ver con la
historia de la Argentina, que en materia de ingresos siguió una evolución
fuertemente centralizadora, pese a tener un origen de tipo federal. Nosotros
estamos tratando de revertir esta cuestión y poner en el centro de atención a
las problemáticas propias de la administración tributaria subnacional.
NU: - ¿Por ejemplo?
AO: - Para que te des una idea, los temas que hacen al gravamen inmobiliario,
que en cualquiera de las administraciones tributarias subnacionales es un
recurso muy importante de financiamiento del Estado, no es un tema nacional, es
un tema específicamente subnacional que no encuentra un lugar donde ser
reflexionado. Además, creemos que, a futuro, la Argentina va a avanzar hacia un
escenario de mayor correspondencia fiscal, con un mayor grado de
autofinanciación por parte de los fiscos subnacionales. Hoy la Ciudad de Buenos
Aires es el único distrito del país que se financia de manera exclusiva con
recursos propios.
NU: - Este centro va a estar abierto también a los fiscos subnacionales de otros
países, ¿no?
AO: - Exacto. No se va a limitar a las fronteras del país. Es un foro de alcance
internacional. Estamos invitando a ciudades amigas a que se sumen. Vamos a
aprovechar una actividad que tenemos planeada para diciembre en Buenos Aires y
Mar del Plata, que es XIV Encuentro Internacional de Administradores
Tributarios. Van a participar representantes de Montevideo, Porto Alegre, Lima,
México, Rosario, Córdoba provincia, Córdoba capital, la Provincia de Buenos
Aires, nosotros...
NU: - ¿Cómo se logra fortalecer a las administraciones subnacionales?
AO: - Hay varias estrategias para lograrlo: de capacitación, de difusión, de
intercambio de experiencias, de apoyo mutuo y fundamentalmente, de incorporación
de tecnología. Cuando me refiero a esto último lo hago en un sentido amplio, no
me refiero sólo a la informática. Hay tecnología de gestión, formas en las que
se administran los gravámenes que son más efectivas que otras, o más efectivas
en ciertos escenarios que en otros. También existen tecnologías vinculadas a lo
comunicacional, a comunicar los impuestos y favorecer el cumplimiento
tributario; tecnologías que tienen que ver con cómo evaluar los inmuebles, con
cómo controlar a la planta de contribuyentes. Hay una serie de experiencias muy
importantes en nuestro fisco y en el mundo que son reaplicables y para eso
tienen que ser conocidas por todos. Un ejemplo de lo que se puede lograr
trabajando en conjunto es lo que estamos haciendo con la Provincia de Buenos
Aires para transformar los aplicativos, que es el software donde se vuelca la
declaración jurada. Lo estamos cambiando por una tecnología mucho más moderna
que brinda mayor calidad de información y simplifica al contribuyente su
declaración jurada.
NU: - A fines de octubre se hizo la primera Jornada de Reforma Tributaria de la
Ciudad, en el que se planteó la necesidad de reformar el gravamen inmobiliario
porteño. ¿Qué piensa usted al respecto?
AO: - Todo el mundo converge en que la situación actual es un problema del que
hay que salir. A juicio nuestro el grave problema que tiene el gravamen
inmobiliario hoy es que no es capaz de captar las diferentes manifestaciones de
riqueza. Tiene un fuerte rasgo de inequidad: horizontal (dos personas que tienen
patrimonios similares y sin embargo pagan diferente) y vertical (dos personas
que tienen patrimonios diferentes pero pagan lo mismo). Esto se da porque el
método de valuación que tiene adoptado para sí la Ciudad, basado en los valores
de reposición, tiende a producir este tipo de resultados. El punto es cómo salir
de este método, porque eso supone superar dificultades técnicas, políticas y
económicas. Para eso se necesita tiempo. El que piense que puede hacerse de la
noche a la mañana está equivocado. Hoy las propiedades en la Ciudad de Buenos
Aires están valuadas promedio en un 20 por ciento de su valor de mercado. Si uno
quisiera corregir esto para llevarlo a un valor de mercado, habría que
multiplicar por cinco el impuesto y sería un incremento absolutamente
indigerible y nadie puede proponer semejante disparate.
NU: - ¿Y entonces?
AO: - La Ciudad tiene una ventaja: no necesita mayor presión fiscal, por lo que
se puede permitir el lujo de redistribuir la carga tributaria y resolver el
problema de la inequidad. Sin incrementar la presión fiscal global se debe
hacer, paulatinamente, que los que más tienen paguen más y que los que menos
tienen paguen menos. Este proceso llevará por lo menos tres años.
NU: - ¿Qué variables habría que cambiar?
AO: - Proponemos salir del método de valores por reposición y pasar a otro que
capture los valores de mercado de los inmuebles. Actualmente, la ley te dice que
para valuar un inmueble hay que tener en cuenta una serie de ítems de
construcción (baños, salas, etcétera). Es decir, que nuestras valuaciones son
indiferentes al mercado y eso es un disparate. Esto es algo que hay que corregir
ahora porque la Ciudad va a empezar un proceso muy fuerte de inversiones
públicas, que va a impactar sobre el valor de la tierra. Un caso paradigmático
es el de Puerto Madero. Las inversiones que se hicieron allí a fines de los '80
impactaron en el valor de la tierra. Puerto Madero, en esa época, no valía nada
y hoy es uno de los lugares más valiosos de la Ciudad. Sin embargo, la valuación
de la Ciudad no registró esas variaciones. Con este sistema no se puede incidir
sobre la redistribución del ingreso. Por el contrario, el sistema tributario
termina siendo funcional a un proceso que se supone que debería corregir, que es
el proceso de concentración de la riqueza.

/font>



 

PUBLICIDAD EN PALERMONLINE

Programas para Publicar Publicidad en el Portal del Barrio de Palermo.

Publicar en la Guía de Palermo