Noticias
Moda
Gastronomía
Delicatessen
Blog
Tecnología
Espectáculos
Cultura
Empresas
Empresas y Negocios
Servicios Profesionales
diarios viejos

RECUERDOS DE UN PRESO POLITICO DE LA CARCEL DE LA PENITENCIERIA EN LO QUE ES HOY LA PLAZA LAS HERAS

Home - Buscar -
Empresas y Negocios de Palermo
-
Palermo Servicios Profesionales
-


APRENDE MACRAME Y ARTE TEXTIL
Moda en palermo
Arte / Fotografía
-
Consultorio psicológico gratuito
-

Diciembre 05 de 2004

RECUERDOS DE LA CARCEL DE LA PENITENCIERIA .
Estaba ubicada en la actual plaza conocida como Plaza Las Heras, ocupando
gran parte de la susodicha plaza, y era un verdadero bunker, aunque ello no
impidió algunas fugas de conocidos y desconocidos condenados, incluso
llevados por algún director de cine, al celuloide.-

Paredes anchísimas,controles sistemáticos a las mujeres y hombres (revisaban incluso a los menores ).

Los cuadros estaban bien delimitados, y hasta existían algunas
comodidades, hoy tan desaparecidas en las cárceles actuales.-

Por ejemplo, un gran patio donde se turnaban los condenados por delitos, para luego dar
lugar a los presos políticos y gremiales.- En las visitas los familiares se
reunían con su familiar preso en una gran sala para definirla de alguna
manera, que en realidad era un largo pasillo de unos 4 metros de ancho, con
bancos donde los presos recibían a sus esposas, hijos y parientes en
general.

Hasta podría decirse que el trato no era discriminatorio, y que
los paquetes que traían con alimentos, ropa, cigarrillos por ejemplo, si
bién eran revisados, llegaban a los internos.- Habían internos que tenían
cierta libertad de circulación, y que llevaban una tela roja en su
uniforme.-


Uno de ellos por ejemplo, atendía el pabellón de los presos políticos y
gremiales. Significa atendidos poder en marcha un televisor por la noche.-
Qué hacían los presos políticos y gremiales ???.-


La labor diaria era la limpieza total del cuadro, que comenzaba por los
catres de metal, se sacaba los colchones y las conocidas brigadas de
limpieza por turnos diarios, limpiaban con fiereza, para combatir chinches y
otros molestos visitantes a la hora de dormir.-

También estaban los detenidos que cocinaban, que en general eran militantes del gremio
gastronómico.- De las ollas de la TUMBA, que era la comida proporcionada por
la cárcel, se extraía algunos alimentos, y se descartaba el resto, o se les
ofrecía el resto a los presos comunes. Tanto el desayuno, almuerzo y cena,
se servía en mesas bien limpias, y cada uno se lavaba con prolijidad los
utensillos que utilizaba. Agua y solo agua era lo que se bebía.

Había presos políticos y gremiales de todos los colores y tendencias , y durante todo el
día se realizaban cursos de sociología, geografía, ajedrez, historia, y por
supuesto quienes lo daban eran personas de gran conocimiento y preparación,
y además podría decirse que a los presos no les alcanzaba el tiempo, para
estudiar lo explicado. Lápiz y papel en mano los ALUMNOS, se esforzaban en
aprender todo lo que se podía, pués era una forma de la dignidad de los
presos políticos, el enfrentar en todo el terreno, a los que los
encarcelaban por una huelga, un paro, una volanteada o por una pintada, como
también si tenía libros TENDENCIOSOS Y DISSOCIADORES en el previo
allanamiento a su domicilio. El mate era lo que circulaba durante todo el
día, y quienes tenîan conocimientos, se ocupaban de quienes pasaban por un
bajón anímico de alguno de los detenidos.- La relación de los presos de los
cuadros , de distintos signos políticos era bastante bueno. Los únicos que
ocasionaban algún problema, eran algunos presos de derecha o simplemente
fascistas, que no participaban por ejemplo de algún campeonato de fútbol o
ajedrez. Sin embargo un dirigente sindical como Izzetta, creo ya fallecido,
de orígen peronista, resultaba un ingrediente indispensable para equilibrar
los problemas que se suscitaban-

En la cárcel debe existir una buena relación de los presos o detenidos, caso
contrario se convierten todos los días en un infierno, más en una cárcel
como la de las Heras, cerrada por supuesto, pero tétrica por dentro.- Largos
pasillos, oscuros cuadros donde los reclusos llamados comunes no tenían a su
favor el nivel educacional o intelectual de los polîticos.-

Sin embargo algunos de ellos concurrían nuevamente a niveles primarios y otros.- Los
largos dias de condena, los obligaba a realizar alguna tarea,aunque el
enfrentamiento de las bandas era cosa común, y lo es actualmente.- Esta
cárcel aún estando en plena ciudad tenía como todas un gran servicio de
vigilancia.- Las relaciones con los presos comunes eran unas y con los
detenidos políticos-gremiales otra, pués éstos no permitían el
avasallamiento ni las faltas de respeto de los carceleros, las cuales
tampoco eran habituales.- La diferencia entre los cuadros, era que los
políticos tenían representantes para discutir los problemas que surgían,
generalmente por los de más conocimiento público o abogados, que conocían
muy bién sus derechos y la de sus representados. Entre los presos comunes
más abrumados por el tiempo ya pasado y por los tiempos que le quedaban en
prisión, era más difícil lograr un equilibrio, pasando éstos por las
conocidas requisas en busca de elementos prohibidos ( facas por ejemplo ) ,
trozos de metal trabajados que eran verdaderos más que cuchillos.-

Las diferencias eran mucho más qué ideológicas, eran prácticas y de relación.-
Salvo excepciones, no había contacto entre los comunes y los politicos. De
todas maneras, ambos debían soportar el encierro, la falta de sol, el no
estar en contacto diario con sus familiares, y así de seguido.-

Las instalaciones eran en si oscuras y lúgrubes.- Las diferencias eran
evidentes, pués en los cuadros políticos, la gimnasia diaria era para
todos,una forma de mantenerse en en movimiento para cuando le llegara la
libertad, cortada por los mandamás de turno.-
Por ejemplo, los comunes jugaban mucho a las cartas, lo que era
prácticamente inexistente entre los políticos.- Sin embargo debía existir
algún hilo conductor entre todos, abrumados por las paredes, rejas,
candados de la cárcel.- Los recreos y el contacto con los árboles, que
todavía se pueden ver en la plaza, el sol, era un gran alivio para todos.
Tanto como el ansia de libertad. Lo que era el recuento entre los comunes,
no existía entre los políticos.- El hilo conductor era el mismo: ...la
libertad......



 

PUBLICIDAD EN PALERMONLINE

Programas para Publicar Publicidad en el Portal del Barrio de Palermo.

Publicar en la Guía de Palermo