--

¿Qué representa Constelaciones míticas de Buenos Aires? ¿Son solo conjuntos de estrellas que encarnan, en una sociedad cómplice, a personajes y leyendas de nuestra ciudad? ¿o quizás es tan solo, una invención más de la picardía del porteño, de ese personaje que merodea en las noches, hurgando fantasías en los rincones y esquinas de la ciudad dormida, esa ciudad que despierta encantos y admiraciones como muy pocas ciudades pueden hacerlo?.
El “planetario” es un género de la producción audiovisual, y el Planetario de Buenos Aires está haciendo incursiones en este género, del cual el relato ficcional “constelaciones míticas de Buenos Aires”, es un ejemplo claro.

Constelaciones míticas de Buenos Aires

El día se hace de noche y no es casual. Estamos en la sala del Planetario Galileo Galilei, en su corazón mismo, en el único lugar de Buenos Aires donde realmente pueden apreciarse las estrellas como si, en realidad, nos encontráramos en el campo o en la montaña, tratando de develar el misterio que encierran esas luces que nos son tan lejanas.

A lo largo de aproximadamente una hora de proyección, Constelaciones nos invita a encontrarnos –a nosotros mismos- en nuestras estrellas porteñas, tal y como se identificaban los pueblos antiguos en su cielo mítico, con sus héroes y leyendas. De esta forma, se hacen presentes los hitos culturales porteños: las constelaciones de Tita Merello, Julio Cortazar, Jorge Luis Borges, Madres de Plaza de Mayo.

El espectáculo se divide en seis actos. Luego de un breve silencio, la oscuridad más profunda da paso a la voz en off de Alejandro Dolina, que introduce el espectáculo y de inmediato, Quique Pesoa y Jorge Dorio se internan en Orígenes, primera etapa del recorrido ficcional que, en este caso, nos remonta hasta nuestros pueblos originarios, y nos relata las vicisitudes que vivieron aquellos con la llegada de los conquistadores.

Los otros barcos, es la segunda parte de Constelaciones. Aquí, se asoma de manera profunda la voz de Quique Pesoa, comentándonos sobre la transformación de aquella vieja aldea en una ciudad “confusa como el río”. La constelación del Riachuelo, con sus barcos y su puerto, nos habla de una Buenos Aires que se transforma en una próspera urbe, gracias a la oleada de inmigrantes provenientes de los puntos más recónditos de Europa que escapaban de la muerte, el hambre y la guerra, hacia estas tierras de prosperidad y abundancia.

El tercer acto se dedica al romance entre Buenos Aires y el Tango. Es el momento de Los malevos errantes y la voz arrabalera de Tita Merello anticipa la llegada de las constelaciones de Gardel, Troilo y de la mismísima Tita que “es un faro, una estrella que llama mucho la atención, porque no hay cerca ninguna que le pueda hacer competencia”. “A la constelación de Gardel se la ve todo el verano y todo el otoño, pero a él se lo escucha siempre”. Las estrellas Mirzam y Wezen forman el funyi y en su sonrisa, se luce Sirio, la estrella más brillante del Cielo. Troilo es Orión, “la” constelación; las tres Marías forman el fuelle inolvidable. Rigel y Betelgeuse, la estrella más grande que se conoce están una en cada punta.

Posteriormente, se entremezclan en un juego de contrapuntos tangueros los malevos errantes, encarnados en las voces de Antonio Carrizo, Javier Calamaro y Jorge Dorio, haciendo alarde de sus arrabales, sus parras, malvones y glicinas, sus patios recubiertos de música sensual y pendenciera.
El cuarto acto trae la literatura, y de su mano, El Aleph y las letras. Así, la constelación de Borges está formada principalmente por las estrellas del Centauro, una de las más destacadas y llamativas del cielo del Sur, y vecina de la Cruz del Sur. La figura de Borges esta formada por siete estrellas muy brillantes, que representan El Aleph, El Zahir, Los Espejos, El laberinto, La Historia, El Tiempo y La Sabiduría se manifiesta en toda su inmensidad, en la biblioteca infinita y en el universo de sueños que despierta el poeta y su prosa.

A continuación, la constelación de los Siete locos de Roberto Arlt: son las pléyades, que suelen llamarse los siete cabritos, o las siete hermanas, y que son una familia de estrellas jóvenes y azules, que nacieron hace unos pocos cientos de millones de años.

Seguidamente, se hace presente Julio Cortazar, con el humo que sube de su eterno cigarrillo y que atraviesa fugaz, el cielo de Buenos Aires. Es la constelación del triángulo austral, vecina de alfa y beta del centauro, y formada por tres estrellas de las cuales la más notable es la rojiza Atria.
Fronteras es el quinto episodio: la constelación de la ciencia, con tres estrellas especialmente llamativas y que representan a Leloir Houssay, Milstein, los tres premios Nobel, los hombres que miraron con ojos extrañados, con los ojos de la razón, el indeterminado universo.

Y ya hacia el final, el momento de mayor emoción llega cuando se hace aparece, en el último acto, la Constelación del pañuelo, que alude a la incansable lucha de las Madres en su búsqueda de justicia. Formada por las estrellas más brillantes de la constelación de Carina, está enclavada en plena Vía Láctea, en el camino del olvido de los viejos habitantes de la tierra. Las madres interrumpen el olvido y son las guardianas de la memoria. Esta constelación viene a denunciar a las manos impiadosas que torturaron, asesinaron y secuestraron, durante esos años de oscuridad y terror por parte del Estado. Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo (LF) explica “su” constelación.

Resumiendo, Constelaciones míticas de Buenos Aires, es un espectáculo que viene a constituirse en una bisagra de nuestra querida Buenos Aires, ciudad que esconde debajo de sus baldosas, y a lo largo de sus calles, retazos de historias que afloran en las miradas de la gente, en las charlas de café de ayer, hoy y mañana. Constelaciones míticas de Buenos Aires está entre nosotros para quedarse definitivamente, como si fuera una ventana que se abre al conocimiento profundo de lo que somos como habitantes de una ciudad con sello propio. Y como recuerda Alejandro Dolina en el final mismo: “Todo pasará. Pero en la alta noche de los siglos, por venir, gente que aún no ha nacido, mirará estas constelaciones y se acordará de nosotros”.Créditos: Idea, guión y textos Leonardo
Moledo

Dibujo constelaciones Rep
Imagen Claudio Creta
Musicalización Pablo España
Producción general Esteban Tablón
Producción ejecutiva Jerónimo Luis Herrero
Asesoramiento astronómico y trazado de constelaciones: Mariano Ribas con la colaboración de Walter Germaná.
Colaboraron en el guión: Sandra Costa, Raquel Jaduszliwer, Federico Kukso, y Esteban Magnani.

Copyright © 1999/2000/2001/2002/2003/2004/2005
Palermonline.com.ar - Noticias Independientes
El portal del barrio de Palermo - Noticias para la Colección Historica independiente.
El Medio Digital de información barrial de Palermo
Adherido a la Red de Medios Digitales.
Miembro del Registro de Medios Vecinales de Comunicación de la Ciudad.

Guia de Empresas de Palermo
- Empresas y Negocios de Palermo
Buscador por Orden

A
B C D E F
G
H I J K L
M N O P Q R
S
T U V W
X Y Z
- Moda & Fashion
- Arte & Fotografía
Turismo
- Mapa de Palermo
- Deportes
- Reportajes
- Turismo Palermo
- Museos
- Bibliotecas
- Las Noticias
- Videos
Idiomas
- Palermo in English
- Palermo in italiano
- Palermo en Frances