--

LA FILOSOFÍA ¿TAMBIÉN CURA?
Autora: Lic. Lina Altieri

Ver otros temas filosos. Fumar es un placer. Pero, ¿qué es el placer?



Hace un tiempo apareció en librerías de Buenos Aires un libro que ejercía una saludable provocación, tan sólo con su título. Con gran talento ¿comercial? su autor lo llamó “Más Platón y menos Prozac” .
No es nuestra intención comentarlo, pero aprovecharemos el empuje de esa formulación, bien movilizante, bien imperativa, para hacer algunas reflexiones sobre una frase del Zaratrustra de Nietzsche.
Sabemos que somos poco originales al trazar esta línea de conexión entre filosofía y salud, agregando a esta las disciplinas que de ella se ocupan. Una extensa lista de autores venerables nos antecede.
Uno de los ejemplos más interesantes del siglo anterior es el fino y profundo análisis de la relación entre dos grandes autores de la filosofía y el psicoanálisis, hecho por Paul-Laurent Assoun en “Freud y Nietzsche” .

Dijo Nietzsche:

“Redimir a los que han pasado, y transformar todo ‘fue’ en un ‘así lo quise’ - ¡sólo eso sería para mí redención!”
(Z, II, De la redención, 204)

Transformar todo ‘fue’ en un ‘así lo quise’. Esto es la redención para Nietzsche. Y redención es libertad, por ende, plenitud, por ende, salud en su más poético sentido.
Algunas consideraciones de orden gramatical surgen de inmediato. Este ‘fue’, del verbo ser, y aún, quizás, con el Ser, que como sabemos tuvo sus siglos de gloria en la filosofía occidental y al que Nietzsche, al menos, desaloja de su trono. El tiempo verbal, pretérito perfecto (antes, indefinido) y la tercera persona implícita, sugieren indeterminación, indefinición de ‘eso que fue’, pero al mismo tiempo, es un decir categórico, un reconocimiento de que lo que fue, está ahora hundido en el pasado, indiferenciado, casi inadvertido en la nivelación que rige en ese ámbito cenagoso y oscuro.
Muy distinto es el clima de ‘así lo quise’. Tenemos el verbo querer, y con él entra en escena la voluntad, la voluntad de poder, nada menos. El tiempo verbal es el mismo, pero la primera persona –la más eficaz de las personas gramaticales, para Borges- introduce la determinación, acentuada por la modalidad, ‘así’. Estamos ante una gran afirmación, que rescata, que hace emerger del fondo del pasado la dimensión singular, individualizada, y al hacerlo se rescata a sí misma, la voluntad, la que quiso, quiere, querrá. Se planta en algún lugar de sí misma, no del espacio, no del tiempo, que no podrían sostenerla, y desde allí, desenroscándose, se estira y apresa el ‘fue’. Este gesto de apropiación, sólo él, consigue transformar la índole de lo pasado –de los que pasaron- queriéndolo, y al hacerlo se afirma voluntario. Esta es la redención, condición y fruto a la vez de voluntad de poder, su manifestación.
‘Fue’ pertenece al dominio del ser, de la indiferenciación, es aceptado –con lo que esto implica de pasividad-, y sugiere una imagen de oscuridad y hundimiento.
‘Así lo quise’ es un modo de la voluntad, afirmación activa que al nombrar individualiza, su imagen ofrece claridad y erección.

+++++++++

Este registro de algunos opuestos, en relación con este y otros textos de Nietzsche, nos hace pensar en cómo fueron siendo utilizados a través de su obra, de una manera no lineal, es decir, no siempre hubo oposición entre los mismos términos y estos tampoco significaron siempre lo mismo. Pero lo ondulante del trayecto de los opuestos, sus ricas imbricaciones, no desdibujan los trazos fundamentales con que Nietzsche plantea su pensamiento. La coherencia no sufre. Klossowsky dice que Nietzsche dedicó todo su esfuerzo a combatir la atracción irresistible que sobre él ejercía el caos. Situación inevitable si se elige el horizonte pulsional como origen, y sobre todo, como origen de actividades tradicionalmente adscriptas a la razón, como la filosofía.
A ese caos pulsional perteneces, también, la tensión, la voracidad, cierta vivencia de no-tiempo, la percepción exacerbada y los pensamientos disparados. Bagaje bien poco intelectual, y por cierto, descendiente directo del entusiasmo, una de las dos reacciones clásicamente opuestas que Nietzsche provoca.

 

La Lic. Lina Altieri es Psicoanalista, Psicóloga Clínica y Profesora de Filosofía – Tel.: 4807-4529. Vea su página web en www.gruporecoleta.com.ar
Lou Marinoff, Ediciones B S.A., Madrid/México/Buenos Aires, 2000., del mismo autor y editorial, ha publicado en 2003 “Pregúntale a Platón. Cómo la filosofía puede cambiar tu vida”.
FCE, México, 1986.
“Nietzsche y el círculo vicioso”. Biblioteca Breve. Ed. Seix Barral S.A. Barcelona. 1972.

Copyright © 1999/2000/2001/2002/2003/2004/2005
Palermonline.com.ar - Noticias Independientes
El portal del barrio de Palermo - Noticias para la Colección Historica independiente.
El Medio Digital de información barrial de Palermo
Adherido a la Red de Medios Digitales.
Miembro del Registro de Medios Vecinales de Comunicación de la Ciudad.

Guia de Empresas de Palermo
- Empresas y Negocios de Palermo
Buscador por Orden

A
B C D E F
G
H I J K L
M N O P Q R
S
T U V W
X Y Z
- Moda & Fashion
- Arte & Fotografía
Turismo
- Mapa de Palermo
- Deportes
- Reportajes
- Turismo Palermo
- Museos
- Bibliotecas
- Las Noticias
- Videos
Idiomas
- Palermo in English
- Palermo in italiano
- Palermo en Frances