Barrio de Palermo de la Ciudad de Buenos Aires Argentina radio palermo fm
buscar en palermo
Palermonline publicidad 1001
El Portal del Barrio de Palermo Soho, Hollywood, Madison, Las Cañitas, Sensible, Freud Detroit Despierta, Boulevard, Queens, Bagdad and Bronx, Bosques de Palermo, Alcorta, Amigos, Japones, Planetario y Valley, Palermo K, Palermo Pro.
imanes para autos camionestas y utilitarios Iman Son muchos los que aseguran que nuestro barrio de Palermo debe su nombre a San Benito de Palermo (1526-1589), un franciscano nacido en Sicilia de padres africanos.

Fuente:
Magneto para palermonline
Sección: palermo
Fecha: 12 de abril de 2008
4 de abril
SAN BENITO DE PALERMO
(1526-1589)

A este San Benito se le llama de Palermo, por la ciudad en que murió, o de San Fratello o San Filadelfo por el lugar en que nació, o también el Moro o el Negro por el color de su piel y su ascendencia africana. De joven abrazó la vida eremítica, pero más tarde pasó a la Orden franciscana. No tenía estudios, pero sus dotes naturales y espirituales de consejo y prudencia atraían a multitud de gente. Aunque hermano lego, fue, no sólo cocinero, sino también guardián de su convento y maestro de novicios.

San Benito el Moro nació en 1526 en San Fratello, antes llamado San Filadelfo, provincia de Mesina (Sicilia), de padres cristianos, Cristóbal Manassari y Diana Larcari, descendientes de esclavos negros. De adolescente Benito cuidaba el rebaño del patrón y desde entonces, por sus virtudes, fue llamado el «santo moro». A los veintiún años entró en una comunidad de ermitaños, fundada en su región natal por Jerónimo Lanza, que vivía bajo la Regla de San Francisco. Cuando los ermitaños se trasladaron al Monte Pellegrino para vivir en mayor soledad, Benito los siguió, y a la muerte de Lanza, fue elegido superior por sus compañeros.

En 1562 Pío IV retiró la aprobación que Julio II había dado a aquel instituto e invitó a los religiosos a entrar en una Orden que ellos mismos escogieran. Benito escogió la Orden de los Hermanos Menores, y entró en el convento de Santa María de Jesús, en Palermo, fundado por el Beato Mateo de Agrigento. Luego fue enviado al convento de Santa Ana Giuliana, donde permaneció sólo tres años. Trasladado nuevamente a Palermo, vivió allí veinticuatro años.

Al principio ejerció el oficio de cocinero con gran espíritu de sacrificio y de caridad sobrenatural. Se le atribuyeron muchos milagros.

Se le tenía en tal aprecio que en 1578, siendo religioso no sacerdote, fue nombrado superior del convento. Por tres años guió a su comunidad con sabiduría, prudencia y gran caridad. Con ocasión del Capítulo provincial se trasladó a Agrigento, donde, fue acogido con calurosas manifestaciones del pueblo.

Nombrado maestro de novicios, atendió a este delicado oficio de la formación de los jóvenes con tanta santidad, que se creyó que tenía el don de escrutar los corazones. Finalmente volvió a su primitivo oficio de cocinero. Un gran número de devotos iba a él a consultarlo, entre los cuales también sacerdotes y teólogos, y finalmente el Virrey de Sicilia.

En 1589 enfermó gravemente y por revelación conoció el día y hora de su muerte. Recibió los últimos sacramentos, y el 4 de abril de 1589 expiró dulcemente a la edad de 63 años, pronunciando las palabras de Jesús moribundo: «En tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu». Su culto se difundió ampliamente y vino a ser el protector de los pueblos negros. Fue canonizado por Pío VII el 24 de mayo de 1807

 

Llegó al año sesenta y tres de su edad habiendo permanecido en la religión seráfica veintidós, y conoció que se acercaba el momento de pasar de esta vida a la eterna. Se preparó, pues, fervorosamente y en el día y hora por él predichos, entregó su bendito espíritu a Dios; era el 4 de abril de 1589. Su cuerpo, que aún se conserva incorrupto en el convento de Santa María de Jesús junto a Palermo, empezó en el acto a ser objeto de la pública veneración de los palermitanos. Los innumerables milagros obrados por su intercesión obligaron a la Santidad de Benedictino XIV a beatificarlo; y después de nuevos prodigios, Pío VII le colocó en el catálogo de los Santos.

Son muchos los que aseguran que nuestro barrio de Palermo debe su nombre a San Benito de Palermo (1526-1589), un franciscano nacido en Sicilia de padres africanos. Benito fue un lego humilde, admitido por la Iglesia Católica entre sus Santos, a quien le reconocen además de su humildad, su amor a Dios, a quien le sirvió entre los Menores Observantes de Palermo.

Su muerte se registró el 4 de abril de 1589. El Papa Benedicto XIV, lo beatificó en 1712. Fue declarado Santo por el Papa Pío VII, después que la Iglesia Católica le reconoció muchos milagros.

 

En la liturgia católica, el nombre Benito es sumamente utilizado ya que el nombre Benito es la traducción castellana del latin Benedictus, que significa "bendito". ¿Quién no quiere ser bendito? Aunque hay que decir que las historias de muchos de ellos, tan profusamente volcadas en páginas y más páginas de historias, bien podrían ser cuestionadas si se tiene en cuenta que muchas veces se miente o se distorsiona lo que ha pasado hace cinco años. Imaginemos lo que puede pasar con los hechos acaecidos hace siglos.

Finalmente, hay varios factores que nos llevan a dar por sentado lo que supuestamente ocurre. Uno de ellos es nuestro irrefrenable deseo a creer al menos en algo. Así , santificamos a diestra y siniestra, solo teniendo en cuenta lo se nos dice, en una cadena interminable de tradición oral.  Otra cuestión a tener en cuenta es que nuestra memoria colectiva y personal no es precisamente encomiable.

 

Sólo imaginemos que en realidad, la Regla benedictina no acepta la carne para la alimentación diaria de los monjes. Solamente la permite a los monjes enfermos que necesitan alimentarse mejor para reponerse.

Hoy por hoy, no debe haber muchos benedictinos que sean vegetarianos. Esta antigua norma ascética, que San Benito tomó de la tradición monástica, se corresponde históricamente con normas similares que debían seguir todos los cristianos en el tiempo de la Cuaresma, preparatorio a la Pascua.

 

Con el correr de los siglos, la difusión del cristianismo fuera de Europa, y las adaptaciones que fue necesitando la Regla, se fue ampliando la facultad para comer carne en los monasterios. Hoy en día, la ausencia total de carne se conserva solo en los monasterios trapenses, y de modo parcial en los diferentes monasterios benedictinos y cistercienses. 

Lo que si se nota es que hay que reconocerle a los benedictinos una notable virtud para prever futuros acontecimientos. Con lo cara que está la carne hoy.

Pero volviendo a San Benito de Palermo, nos llamó poderosamente la atención un mail que nos ha hecho llegar un lector venezolano, llamado José Sant Roz. Que al parecer no le tiene mucha simpatia a el pobre Santo.

José nos señala que "es mentira que haya existido un negro santo. San Benito, antes que nada, fue moro, es decir no era  tan negro. Podríamos decir que era "mulatón". Al referido Benito, como a tantos otros santos de color,  lo canonizaron santo para atraer a la religión católica a los esclavos.

Pero este santo realmente jamás existió, como digo, y forma parte sencillamente de todo un negocio político que se suele hacer con las creencias y con la fe. No han sido los esclavos los que han sacado provecho de San Benito sino Baltazar Porras quien inventó la celebración del Bicentenario de la Canonización de San Benito de Palermo con una serie de paganos actos, que ha contemplado viajaderas, comilonas de exquisiteces y recreos de primera, como siempre ocurre en estos casos".

Ay Benito y hay José Sant Roz, cuántas cosas se habrán y habras hecho en tu nombre y en el tuyo. Bendito seas Magneto.

PD: Se la agarran hasta con los santos, che! Palermo es así re cool.

 



El portal del barrio de Palermo Palermonline. Noticias de Prensa independiente. Noticias para la Colección Historica Independiente. Construimos la Historia. Adherido a la Red de Medios Digitales. Miembro del Registro de Medios Vecinales de Comunicación de la Ciudad. Paute publicidad en Palermonline.com.ar La Guia de Empresas y Servicios simplemente funciona.

Copyleft éstas notas pueden ser reproducidas libremente, total o parcialmente (siempre que sea con fines no comerciales), aunque agradeceríamos que citaran la siguiente fuente: http://www.palermonline.com.ar

imanes para autos camionestas y utilitarios Imanes publicitarios

2008
Palermonline.com.ar
El Medio Digital de Información del barrio de Palermo.

Comente esta Nota


Guia de Empresas de Palermo
- Empresas y Negocios de Palermo
Buscador por Orden

A
B C D E F
G
H I J K L
M N O P Q R
S
T U V W
X Y Z
- Moda & Fashion
- Arte & Fotografía
Turismo
- Mapa de Palermo
- Deportes
- Reportajes
- Turismo Palermo
- Museos
- Bibliotecas
- Las Noticias
- Videos
Idiomas
- Palermo in English
- Palermo in italiano
- Palermo en Frances