Barrio de Palermo de la Ciudad de Buenos Aires Argentina radio palermo fm
buscar en palermo
Palermonline publicidad 1001
- Buscador empresas y servicios: A B C D E F G H I J K LM N O P Q R S T U V W X Y Z
El Portal del Barrio de Palermo. Soho, Hollywood, Madison, Las Cañitas, Sensible, villa Freud, Detroit, Despierta, Boulevard, Queens, Bagdad and Bronx, Bosques de Palermo, Alcorta, Amigos, Jardín Japones, Planetario y Palermo Valley, Palermo K, Palermo Pro, Palermo Sur

El aburrimiento es el gran tema de los moralistas ya que la mitad de los pecados se cometen por su causa. Esto no es para catetos o palurdos.


Fuente:
Palermonline
Sección: Palermo estoy aburrido
Fecha: 24 de febrero 2009

Compartir en Palermonline red social Facebook

En filosofía, el aburrimiento aparece frecuentemente junto a sentimientos como el disgusto, el miedo. Sobre él han escrito Søren Kierkegaard, Arthur Schopenhauer, Friedrich Nietzsche y Neil Postman. En concreto, Kierkegaard tenía la teoría de que el aburrimiento fue lo que pobló al mundo: Dios se aburría y, por eso, creó a Adán; como Dios y Adán se aburrían, vino Eva, etc.

Filósofos y moralistas han insistido sobre este temple de ánimo, vinculándolo a un sentimiento que tiene como correlato, lo cósmico. Pascal decía que sin la diversión caeríamos fácilmente en el aburrimiento. La diversión nos deleita y nos facilita la vida, haciéndonos llegar inadvertidamente a la muerte.

Schopenhauer observaba que apenas la miseria y el dolor conceden al hombre una tregua, el aburrimiento se acerca en seguida.

Leopardi creyó ver en el aburrimiento la experiencia de la nulidad de todo. A su vez Heidegger se ha ocupado también del aburrimiento. (¿Qué es metafísica?). Por el hastío o aburrimiento el velo habitual de los seres se descorre y las existencia o entes quedan desprovistos de esa cobertura. El ente en su totalidad agobiante, se nos hace presente. "Estamos aburridos de todo". Y aquí todo se refiere a la totalidad del ente. Con este carácter está muy próximo a la "náusea" sartreana. La totalidad de los seres se esfuma en tanto que seres y se desnudan los entes como masa amorfa. La gratuidad de todo lo que es, la falta de fundamentación, entonces, se transparenta.

Kierkegaard aproxima el aburrimiento a la melancolía. Y lo considera como una de las consecuencias del ejercicio de la vida estética. Uno de los tres primeros niveles o formas en que se puede vivir la existencia humana


(Palermonline Noticias del Barrio de Palermo 24 de febrero de 2009)

Tedio y anarquismo

Todo individuo, aún el que goza de menos autonomía, se cree soberano en los dominios de su conciencia.

Hans Magnus Enzensberger

Se ha mencionado -en más de una ocasión- que el gran historiador de arte, Aby Warburg, dijo en una oportunidad a sus alumnos: "Es en los detalles donde hay que buscar a Dios".

Se imaginará, queridísimo y aburrido lector, que no es mi intensión llegar tan lejos. Por otra parte no me parece conveniente. La inexistencia de Dios no cambia la credulidad.

Preguntarse de dónde viene el viento es tan ingenuo como sospechar que al hombre le interesa la belleza, la libertad, lo digno, el amor, la pasión por el cosmos.

Al ser humano le importa ser tedioso. Y comentar asesinatos, hechos de corrupción, la hipocresía; como si él fuera ajeno, como si él durmiera en otra habitación.

Por eso se casa, engorda, eructa, tiene tarjetas de crédito, mira televisión, se queda dormido en el cine, bosteza ante una conversación sensata, vota y cree que así modifica el mundo; siente que los símbolos y los mitos lo transforman en homo ludens o en homo sapiens.

Como no sabe diferenciar, en el fondo le da igual. Ocurre algo similar entre sepelio y sepulcro, que casi, casi, son sinónimos. En fin, tampoco sabemos si la Eva del Paraíso era hermosa u ostentaba una verruga con pelo en el mentón.

Pues bien, a la humanidad le encanta los shopping, los casamientos, los cumpleaños de quince, la generala, los actos escolares, los asados, las reuniones de consorcio, descubrir a la vecina con el amante, los partidos políticos, el té canasta, la televisión por cable.

A la humanidad le fascina el i-pod, los programas deportivos, los culos plastificados, las bocas hinchadas, el vacío posmoderno, las relaciones líquidas. Y la imbecilidad. Y son felices. Si, descreído leedor, son felices. Son esperpentos, burócratas, funcionarios, profesionales o intelectuales, que tocan el paraíso cuya exaltación envidiaría Rimbaud. Ebrios tipejos del tedio con premios, viajes, góndolas, supositorios, yates o mansiones. Discúlpeme, no puedo pormenorizar todo. Ayúdeme, sea cómplice.

Seres absurdos, desatinados y extravagantes no conocen mi indulgencia. "Una hora pasa pronto", decía una señora en el confesionario. Urbano lector, lo que escribo no es una exageración. ¿Cuál es el desiderátum de toda alma errante? Creer en algo, pensar que lo que hace le agrada al vecino, al jefe, al policía de la esquina, al encargado del edificio, al camarero. Sentir que llegó a la felicidad, a una buena jubilación, a tener una mirada correcta de la vida. La manipulación de las conciencias a escala mundial en la sociedad de consumo da pavor.

Porque lo fundamental es saber la importancia del caso particular como revelador cierto de la totalidad de la vida social. La abundancia de información de algo ilimitado no es abarcable con la mirada; analizar en detalle es una tarea casi imposible. Por eso la mayoría elige el tedio.

Nos hastiamos comiendo, nos hastiamos bebiendo, creemos ser libres y bailamos hasta las seis o siete de la mañana, hablamos por celular en colectivos, en el baño, en canchas de fútbol, en hoteles alojamientos. Nos saturamos sin sutilezas, tomamos pastillas para dormir, pastillas para no dormir, pastillas para hacer el amor, pastillas para adelgazar, pastillas para bajar el colesterol. Hablamos con el psicoanalista, con el cardiólogo, con el diariero, con el cura, con el cartonero, con la espiritista, con la señora tuerta que tira las cartas, con el que cura la culebrilla. Nos acorralan el mar humor, la simpatía, la beatitud, la tristeza, los estatutos, las estadísticas, los viajes turísticos, el vacío permanente. Se señala el vandalismo, la depresión, las tribus urbanas. El taedium vitae del cual escribieron los romanos. Podemos sintetizar: abulia, apatía, desinterés, pasividad.

Nos encantan los ruidos, la exacerbación de los deseos imaginarios, el ocio represivo, el tiempo superfluo. Y el seudo conocimiento de todo. Recolectamos moscas, alfileres, goles, vuelos reprogramados, suicidios, amonestaciones, fotografías, álbumes históricos, estampillas. Hacemos crucigramas, jugamos al ludo, a las damas; rompecabezas. Nos saciamos de aburrimiento en las oficinas, en las filas de los bancos, en las municipalidades, en las autopistas, en las conversaciones familiares, en las pizzerías. Desde el pasatiempo tocamos fondo una y otra vez. Las sociedades son así, nos metamorfoseamos con felicidad, nos hacemos socios vitalicios de "tiempos compartidos". Crece la apatía y nos recorre un extraño sentido del vacío, de la pereza, de la vagancia. Ya no nos indignamos ni tenemos pasión. El hombre es entonces un ciudadano ideal. (Lo escucho, lo escucho. "No es así Penelas , no es así").

Nuestro querido y recordado Bertrand Russell escribió: "El aburrimiento es el gran tema de los moralistas ya que la mitad de los pecados se cometen por su causa". Esto no es para catetos o palurdos.

He aquí un escenario maravilloso del Poder. Se materializa un mundo petrificado, sin destino individual, sin destino colectivo. El hombre busca el encierro, la protección. Si nos llevan de la mano está bien. Somos libres de viajar, de amar, de seleccionar a nuestros gobernantes. El hastío es parte del juego. Vemos las playas atestadas, los micros cargados de turistas lúdicos, los jardines de infantes con banderas y rezos. Todo ordenado, todo prolijo. Las guerras, los templos, las cárceles, las drogas, las torturas, las universidades, los sindicatos, los best-seller, las películas, el fútbol, los servicios secretos, los divorcios, los casamientos, los bautismos, los entierros, los cursos para aprender botánica práctica. Nos organizamos, somos felices. Además tenemos fe en la biología, en las instituciones, en "la ciencia creacionista", en los paramilitares, en la palabra de la CIA y en la de la KGB, en la omnipotencia de los jefes de gobierno.

Sólo los poetas o los artistas desean la utopía, alimentan el sueño con el sueño. ¿Qué dijo el loco de Enzensberger?

Carlos Penelas

Buenos Aires, febrero de 2009

Comentarios de los Vecinos

graciela 14 de marzo de 2009 11:03
es asi Carlos...el hombre no es bueno decia , el querido maestro Freud en el por que de la guerra, el problema es q la mayoria cree que si,
Hay muchas personas que se toman a si mismas tan en serio q creen que todo eso que comentas brillantemente en el articulo es la realidad. Yahora me voy a dormir a ver si puedo soñar ja ja


****************************** ******************
Tema: tedio y anarquismo

Comente esta Nota y Participe.


El portal del barrio de Palermo Palermonline. Noticias de Prensa independiente. Noticias para la Colección Historica Independiente. Construimos la Historia. Adherido a la Red de Medios Digitales. Miembro del Registro de Medios Vecinales de Comunicación de la Ciudad. Paute publicidad en Palermonline.com.ar La Guia de Empresas y Servicios simplemente funciona.

Copyleft éstas notas pueden ser reproducidas libremente- total o parcialmente (siempre que sea con fines no comerciales)- aunque agradeceríamos que citaran la siguiente fuente: http://www.palermonline.com.ar


2009 Palermonline.com.ar El Medio Digital de Información del barrio de Palermo.


Guia de Empresas de Palermo
- Empresas y Negocios de Palermo
- Moda & Fashion
- Arte & Fotografía
Turismo
- Mapa de Palermo
- Deportes
- Reportajes
- Turismo Palermo
- Museos
- Bibliotecas
- Las Noticias
- Videos
Idiomas
- Palermo in English
- Palermo in italiano
- Palermo en Frances






palermonline en Facebook