Barrio de Palermo de la Ciudad de Buenos Aires Argentina radio palermo fm
buscar en palermo
Palermonline publicidad 1001
Barrio de Palermo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires Argentina. El Portal del Barrio de Palermo Soho, Hollywood, Madison, Las Cañitas, Sensible, Freud y Nuevo Palermo

Home de Reportajes Barriales: Ciclo Nuestros Vecinos

"En la Casa Rosada , el tiempo se hace cargo de las imágenes"

ENTREVISTA A VICTOR BUGGE, JEFE DE FOTOGRAFÍA DEL GOBIERNO DE LA NACIÓN.

POR MARTA MOLINA

Lleva 27 años mostrando la cara de los que ocupan el espacio de Casa de Gobierno. Autor de una fotografía que "nunca fue oficialista", ni siquiera durante la época militar, Víctor Bugge abre el obturador de su Nikon y, después de medir la luz, hace encuadre desde el ventanuco de su oficina, una suerte de cabaña en el interior de la Casa Rosada. En ese espacio, un equipo de ocho personas se encarga de trabajar la actualidad antes que el retrato político. El ascensor que servía a la intimidad de Evita y Perón nos trasporta a un laboratorio por cuyo líquido revelador ha pasado gran parte de la Historia de este país.

Podes visitar la web de VICTOR BUGGE

Fotografía no oficialista desde el oficialismo de la Casa de Gobierno.

Mi fotografía no es oficialista y lo fue durante muy poco tiempo. Llego a la Casa de Gobierno en 1978 y recién descubrí que se puede hacer otra cosa con lo oficial. Videla, mirando por la ventana de su despacho, esperando la llegada de un mandatario, no recuerdo quien, es un ejemplo.

Cuando hice esa foto, fallé varias veces. No quería molestarlo. Me costó, y, al tercer intento, lo logré. Al revelarla, me emocioné y, desde entonces, sigo mostrando de una manera distinta a los que ocupan el poder.

Y ¿qué pensaría Videla de esas fotografías?

No creo que le hubiese gustado enterarse de que alguien lo estaba mirando. Esperé a que pasaran todos los dictadores que tuvieron que pasar para publicarla. No fue algo premeditado. Tampoco la encontré antes. La guardé junto con otras, como aquellas de las madres de desaparecidos alrededor de la Plaza de Mayo. Cuando quise recuperarlas, me falló la memoria y la prolijidad. No sabía donde las había metido. Estaban todas en la caja de un par de zapatos que había comprado unos años antes, junto al colchón donde duermo las ‘guardias’ en Casa de Gobierno.

Eran fotografías robadas, entonces.

Lo eran. Las hacía con mucho temor a ser visto. No estuve en situaciones complicadas, pero al fin y al cabo era un empleado de la burocracia de entonces, con muertos, desaparecidos y todo. Son las fotos del Proceso, las que hicimos los de afuera dentro del protocolo. El tiempo se hizo cargo de las imágenes.

- Fotografía casi 30 años de política argentina. Usted dijo en una ocasión que "quería cambiarle la cara a los presidentes".

- No era cambiarles la cara, era mostrar su cara. Cuando entré a laburar en Casa de Gobierno tenía 21 años. Había pasado ya por Atlántida. No me gustó lo que vi del poder y regresé a la editorial, donde hacía una fotografía más de actualidad. Allá, descubrí que podía llegar a hacer lo mismo con los que manejaban el poder y regresé.

Consigue retratar la cara del poder, pero queda claro para el público que lo que retrata es la cara de la amargura, el triunfo, la angustia, el abatimiento, la congoja, el desasosiego ...

Yo nunca traicioné con la cámara. Trato de que se vea lo que está pasando. No tengo otra intencionalidad que esa. No creo haber molestado a los presidentes con los que he trabajado. El que se enoja es porque está intentando ocultar algo. Mi padre, que fue el reportero gráfico número 15, me enseñó hay que ser decente con la cámara. Andar por el mismo lado. Saber frenar y retroceder.

Bugge, un intruso del poder que espía por la mirilla de Casa de Gobierno.

Uno es un espía, sí, un intruso. Soy el responsable de que lo que pasa acá dentro lo puedan ver los que están allá fuera. Me encargo de mostrar otra cara de los de arriba. Desde la rutina, descubrí todo esto. Tienes dos opciones: o sos rutinario o dentro de la rutina descubrís cosas.

Nunca le echaron para atrás un trabajo.

Nunca. Soy el responsable de esas fotografías. No tengo censor y tampoco control alguno. Yo vengo, las edito y las mando. Por ahí, a los presidentes no les gusta que les muestre como son, pero está dentro de mi decencia.

Pero la mirada de Bugge comenzó a tomar un tono diferente con la llegada de la democracia.

Había otra gente en la calle, fotografiabas otras cosas, se escuchaban otros ruidos y se olían otros olores. Y, después la democracia termina así, en una imagen de la espalda de uno que se va y de la de otro que viene: Menem y Alfonsín en la Quinta Presidencial de Olivos. El que llega, sacando pecho, y el que se va, derrotado. Alguien que estuvo preso me explicó una vez que la posición de los brazos de Alfonsín es la de quien está en un calabozo, sin espacio. Hace reflexionar. Era un hombre, ya, sin posibilidades de moverse.

Una jugada, entonces, que le salió redonda, la de mostrarlos como son.

-Una cuestión de suerte y perseverancia. Yo creo que soy un tipo con mucha suerte. Más allá de que soy un sacrificado, de que sacrifiqué mucho emocionalmente. Aparte, todo está asociado al cariño que vos le ponés a las cosas, es una moneda de ida y vuelta.

- Y han sabido reconocérselo, su fotografía tiene categoría de artística.

Es algo que me llama la atención en un país como la Argentina, donde nadie reconoce los aciertos de los otros. Mi trabajo es reivindicado desde por grandes intelectuales del periodismo hasta por el menor de los estudiantes de fotografía, pero mis fotos, más que artísticas, son narraciones de la historia. Apoyan al texto, le aportan, pero nunca lo reemplazan.

Siete presidentes y millones de fotografías. Bugge y Presidencia, ¿cuál es la imagen?

Me di cuenta de que no es una. Todas conforman la historia. Como dije antes, el tiempo se hace cargo de las imágenes. Sirven para restaurar la memoria. La memoria de un país y la memoria de los que lo hicieron o lo destruyeron. Me encargué de que el periodo histórico que me tocó vivir en Presidencia quede plasmado. No lo van a poder ocultar, por mucho que busquen y las destruyan, mis fotografías son distribuidas a cientos y miles de medios de comunicación.

Y lo reunió todo.

Fue tras la época de Malvinas. Tenía fotografiadas secuencias de los informativos televisivos. Después, llegaron las de Alfonsín, su principio y su final. Me pareció terrible todo el material que tenía. Terrible con esto y terrible con lo otro. Entonces, lo quise mostrar todo junto, unido.

Videla, Viola, Galtieri, Bignone...

El Proceso. Mi fotografía no la puedo ver sin el Proceso. De esa época rescato las fotografías de Videla asomado a la ventana de su despacho y las de Galtieri, el hombre desestructurado, alcoholizado y arrodillado frente al Papa cuando éste viene a interceder en el conflicto de las Malvinas.

A Raúl Alfonsín, con la etiqueta de democracia.

Y el fin de la democracia de Alfonsín, sobre todo, con la crisis. Fue una buena etapa en mi carrera. Con Alfonsín se jerarquizó la fotografía que se emitía desde Gobierno. Los medios no cerraban hasta que no llegaba el material de Presidencia. En ocasiones, se le daba más importancia que al que ellos mismos generaban. Es más, hoy continúa así, me lo dicen los editores. En momentos puntuales, se aguanta hasta que llega el trabajo de Presidencia.

Menem, todo un producto para retratar, el travestismo político dicen.

Lo que pasa es que diez años es mucho tiempo y, eso, añadido a que era un generador de imágenes, explosiona. Personalmente, creo que era un tipo al que no le preocupaba la presencia del fotógrafo. Es más, le gustaba.

- Y que posó en todo tipo de situaciones: junto a la farándula, el deporte, mandatarios de todo signo y color e, incluso, en el entierro de su hijo.

Esa foto, la de Menem llorando la muerte de su hijo, la hice apoyado a los hombros de Maradona. Diego había ido al cementerio. En un momento, Menem nos miró y se fue directo a la tumba, a llorar. Me emocionó, no fui capaz de acercarme y, para sacarlo, le pedí a Diego que me diera su hombro.

A Menem le siguió De la Rúa. Un hombre no demasiado goloso para la cámara, hasta su final.

- De la Rúa no entendía qué hacía yo. Hasta que un día se dio cuenta. Del 20 de diciembre, está fotografiada toda la intimidad. Fue él quien directamente me pidió que le sacara la foto "que le tenía que sacar", la de su salida.

Capté el despegue del helicóptero presidencial, pero no conseguí fotografiarlo a él, su cara, su expresión. Me iba a subir dentro, pero me alcanzó un milico que no me dejó. Habían cambiado la seguridad 48 horas antes y el tipo no me conocía.

Momentos difíciles para la Argentina, el ‘cacerolazo’ y la población descreída del poder.

Eran las 2:30 de la madrugada del 20 de diciembre. No quedaba nadie en Presidencia, salvo Seguridad y yo. Me dije: "Me quedo. Esto se va a la mierda". Así es fotografié también a las madres de Plaza de Mayo en el 78, desde un pequeño ventanal en mi oficina, donde casi no se atisba nada.

Colgué luego del 20 de diciembre en La Plata. Tenía miedo. La gente no quería ver un político ni en pintura. No fue así, me pidieron que ampliara la muestra. Me empecé a dar cuenta de que la gente quiere ver la Historia.

Bugge, ‘el gran angular’ de la Historia.

No sé si tanto eso, pero pude ver y vivir cosas de las que la gente solo escuchaba o vivía lo que otros contaban, con poco acierto. Me alegro de haber entrado en el Kremlim en la etapa de Gorbachov, cuando la gente creía en la existencia del ‘teléfono rojo’. Busqué como loco ese teléfono. Había miles de aparatos, pero ninguno rojo. Fotografié a Gorbachov y Alfonsín juntos, rodeados de cientos de aparatos, ninguno de ese color. (Ríe).

¿Tampoco Kirchner le echó para atrás una fotografía?

Nunca, ni siquiera me exige asistencia a los actos, aunque sé que no puedo estar ausente. Yo fotografío, envío y edito sin el control de nadie. Tengo completa libertad para trabajar, sino no saldría lo que sale.

Al Presidente lo fotografía de forma distinta a sus predecesores: cariñoso con su esposa Cristina, aplaudido y rodeado de multitudes, sonriente.

Fue una etapa que ya pasó. No obstante, existe una buena relación con la primera dama. Podemos mostrarlos así.

Y de otras primeras damas como Evita. Usted entró a Casa de Gobierno muerto Perón y muerta Evita, ¿se quedó con las ganas de fotografiarlos?

Sí. Me falta esa fotografía y me faltan otras. Aunque a los de acá los cubrí a todos y a los de otros lados, también. Son más de 25 años. Cuando visito España con un nuevo jefe de Gobierno, el Rey Juan Carlos se para a saludarme con un "¿qué tal estás, Víctor?". Sorprende hasta a los políticos argentinos.

- Perón, ¿el personaje?

No, el personaje de la Argentina fue y es Maradona. Es a quien la política convocó siempre. Una figura, lo más parecido a Dios, presente en todos los ámbitos. Ayer le hice una nota. Fui el único tipo al que se paró a saludar y nos habremos visto diez veces, pero a fin de cuentas somos como grandes amigos. Hay cosas que no se cuentan pero que se dicen con las miradas y yo tengo esa relación con Maradona. Me pasa con dos o tres personas. Con Charlye García es algo parecido. Yo no los molesto y ellos me reconocen. Pero a parte de Diego, Charlye, Menem o las madres hay mucha otra gente para fotografiar.

- Esas otras caras -las de sindicalistas, empresarios, funcionarios, artistas o meros ciudadanos-, recurrentes y no presidenciales.

- De anónimos también, como la de la chica muerta en el tiroteo de La Tablada en 1987. Los ojos de un presidente, Alfonsín, mirando un cuerpo totalmente destruido por las balas. Pero no me gusta destacar imágenes. Me cuesta desprenderlas de un todo. Porque hay fotografías, hay momentos y hay personas.

- Y ¿mañana?

- Mañana, sacaremos algunas fotos.

 

Copyright © 1999/2000/2001/2002/2003/2004/2005
Palermonline.com.ar - Noticias Independientes
El portal del barrio de Palermo - Noticias para la Colección historica independiente.
El Medio Digital de información barrial de Palermo
Adherido a la Red de Medios Digitales.
Miembro del Registro de Medios Vecinales de Comunicación de la Ciudad.

- Home

- Moda & Fashion

- Deportes


Guia de Empresas


Guia Profesionales

A
B C D E F
G
H I J K L
M N O P Q R
S
T U V W
X Y Z


Elija su rubro por orden

 


Programas de publicidad
al Portal del
Barrio de Palermo

- Hollywood y Soho
- Turismo Palermo
- Museos
- Bibliotecas
- Las Noticias